El ciclo se inauguró en la noche del viernes en el Café Vinilo de Palermo, donde el artista, de 81 años, ya enhebró una suerte de contrato con el público, que asiste sin esperar la novedad del lanzamiento de un disco o un determinado repertorio que, en este caso, apenas si se insinúa detrás de alguna información periodística que señala su último álbum, "El valle de la infancia", que no necesariamente luego es seguido en escena.

La misma idea de novedad es puesta en entredicho en el universo que propone Saluzzi. Inauguró la noche con "Loca bohemia", antiguo y muchas veces perdido tango de Francisco Canaro, presentado con un arreglo propio del quinteto cuya singularidad sobresale en el contraste con la partitura original o con otras versiones excelsas como la de Astor Piazzolla.

Hay un juego de préstamos y cesiones. El bandoneón inicia el set en soledad y luego transfiere la función melódica a la guitarra. Luego viaja de la guitarra al saxo y este a su vez la reintegra al bandoneón para que entonces el quinteto opere en plenitud.

Esa precisión -que a la vez admite las órdenes que en escena imparte el propio Saluzzi- parecen necesitar la afinidad de la dinámica familiar que consiguen su hijo José María Saluzzi con la guitarra; su hermano Félix `Cuchara` Saluzzi con el saxo tenor y el clarinete, su sobrino Matías Saluzzi con el bajo y Jorge Salverón Saluzzi, a cargo de la percusión.

Esa misma idea reaparece en el abordaje de otras reliquias del patrimonio popular expulsadas de la masividad como el vals "Un momento" (Héctor Stamponi") y la zamba "La arribeña", de Atahualpa Yupanqui, que sí pertenece al álbum "El valle de la infancia", que en la Argentina sólo se consigue a través de las bateas digitales.

"La música es la más bastardeada de las artes. Y el folclore ha sido quizá su víctima principal", sentenció en medio de ese recorrido.

"El que se postula para tocar una zamba criolla -aseguró- debe conocer todo sobre esa música. Lo que no quiere decir que haya que tocarla siempre igual. Eso no es así con ninguna música. No creo que ni Bach ni Beethoven hayan escrito lo que escribieron para que se tocara siempre de la misma manera. Nosotros hacemos lo que hacemos con nuestra mirada", explicó.

El concierto se completó con obras compuestas por el propio Saluzzi en el extranjero pero que revelan la marca territorial de su lenguaje.

Otra vez la novedad poco significa. Obras antiguas, de un tiempo determinado del extenso período europeo de Saluzzi, pero a la vez inéditas y -en algún caso- hasta tocadas por primera vez en Buenos Aires.

Fuente: Telam

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora