Un espejo de fantasía, con reflejo doble. Personajes de pueblos originarios aparecen en los muros entre los trazos coloridos y estridentes de Walpaq y Thipan. Ellos los interpretan desde su estilo y los juntan en paredes que antes no dijeron demasiado y ahora, que son murales, oxigenan el paisaje e invitan a pensar en esta forma de arte, que es de todos.

En Vicente López al 1500 un muralista salteño y otro brasileño pintan juntos y hacen dialogar dos culturas. Thipan es un artista de Niterói, Brasil, y vino a Salta invitado por el salteño Jesús Flores, a quien todos conocen como Walpaq. La excusa -en el mejor sentido del término- continuar desarrollando Proyecto Lazo, a través del cual se convoca a artistas de diferentes países a compartir una experiencia de muralismo. "Doce muralistas pasaron ya por Proyecto Lazo. La idea es invitar a muralistas referentes del street art y muralistas del mundo y que en algún momento podamos intercambiar experiencias y llevar adelante el proyecto en esos lugares de manera consciente y posicionando el muralismo como una herramienta de comunicación y transformación", dijo Walpaq a El Tribuno. Antes de seguir haciendo decir a esa pared, Thipan contó: "Nuestro trabajo tiene una misma identidad cultural. Queríamos pintar sobre las culturas ancestrales y los pueblos originarios. Entonces estas obras son como un encuentro de las culturas en el tiempo del muralismo".

Walpaq lleva varios años realizando murales en Salta. Thipan empezó a trabajar como muralista en 2013, en Curitiva, Brasil. "Siempre había tenido el sueño de pintar murales como un modo de compartir mis trabajos en las calles con las personas. Me gustaba la idea de que los colores estén en las calles y puedan estimular la imaginación de los niños y de todos los que pasen por ahí", dijo Thipan. "En muralismo hay intención de búsqueda constante. No solo en lo plástico, sino también en la experiencia", agregó Walpaq.

"Miren, miren, tenemos un regalito para usted", le dijo el artista brasileño a un niño que pasaba por esa esquina de Vicente López. "Con los murales es como que uno toca a las personas. Es muy rico el intercambio con la gente cuando uno pinta en la calle", dijo Thipan.

El artista salteño dice que en el muralismo uno tiene una intención de búsqueda constante. "No solamente en la búsqueda en lo plástico, sino también en la experiencia. En mi caso, como artista, también comparto la cultura de Thiago, su forma de hablar, su idioma, sus palabras, compartir su comida. Es como una convivencia plena. Es un intercambio muy bonito y profundo y creo que eso también ayuda a que cada uno enriquezca su trabajo también", expresó.

Más murales en Salta

En los últimos años, las paredes salteñas se han ido llenando de colores y de arte. "En Salta la tendencia del muralismo está creciendo y eso es muy positivo", dice Walpaq. "No solo para poner linda la ciudad, sino también para mostrar que hay algo que expresar. Es un trabajo independiente y autogestivo. Esto no es nuevo y no estamos inventando nada, pero de alguna manera estamos activando otros procesos creativos, otros medios de comunicación. En Salta está sucediendo algo interesante pero creemos y apostamos al trabajo consciente y comunitario. Tratamos de llevar una idea, de transmitir un mensaje claro. En este caso, acerca de pueblos originarios", concluyó.
.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora