Marcelo Gutiérrez le lleva 50 años a Lucio Luis. A simple vista, son más las cosas que los alejan que las que los unen. Pero sentados en sus respectivas filas dentro de la Orquesta Sinfónica de Salta (OSS), el clarinetista santafesino de 70 años y el violinista salteño de 20 vibran en una misma sintonía. Es el efecto aglutinante de la pasión por la música. Marcelo es el músico de más edad de la agrupación; Lucio es el más joven. Ubicados en las antípodas de una línea temporal imaginaria, compartieron su experiencia como integrantes de la orquesta salteña que mañana sábado celebrará sus primeros 15 años de existencia con un concierto gratuito, a las 21.30, en el Teatro Provincial (Zuviría 70). Será una presentación muy especial ya que la OSS compartirá escenario con solistas invitados de diferentes orquestas del mundo que llegaron a Salta para sumarse al Primer Festival Internacional de Música. El evento comenzó el 23 de febrero e incluyó clases y ensayos gratuitos para músicos de toda la provincia.
Lucio se formó desde los 9 años en la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Salta y hace cuatro años concursó para entrar en la orquesta mayor. Tenía tan solo 16 cuando cambió los distendidos recreos del colegio por los exigentes ensayos de la OSS. Marcelo se recibió en 1973 en el Instituto Superior de Música de Santa Fe. También tenía 16 años cuando entró a la orquesta mayor de su provincia natal. En la OSS está desde sus albores, en 2001. "Soy uno de los miembros fundadores", dijo el clarinetista que ya está próximo a jubilarse.
La OSS está considerada una de las mejores orquestas argentinas en la actualidad. El director titular es el maestro Jorge Lhez; la directora asistente, Yenny Delgado. Está integrada por músicos de Salta y de otras provincias como Bs. As., Tucumán, Córdoba, Rosario, San Juan, Mendoza y de países como Chile, Venezuela, Cuba, Rumania, Ucrania, Serbia, Georgia y Bulgaria, entre otros. Muchos de estos músicos encontraron en la OSS un ámbito para desarrollarse profesionalmente y, a la vez, un motivo para echar raíces. Fue el caso de Marcelo, quien se asentó en Salta luego de residir varios años en Brasil y EEUU. "Yo quería volver a mi país y encontré en la OSS un buen ámbito de trabajo -contó-. En EEUU pude desarrollarme pero no es un país fácil. Las personas que vivimos afuera valoramos a la Argentina y no caemos en la crítica fácil".
Hijo de un clarinetista y saxofonista, Marcelo eligió la madera desde sus inicios en la música: "El clarinete le pone a la orquesta un brillo especial y una dulzura casi eterna. Puede expresar sentimientos de nostalgia, jocosidad o sensualidad", describió. A la hora del balance, repasó: "Cuando llegué a la OSS era el mayorcito y sigo siéndolo. Como todos, tuve que sortear una serie de concursos para permanecer en mi puesto. Aunque no todo fue color de rosas, creo que en la OSS me completé como persona". Además de integrar las filas de la orquesta salteña, el clarinetista es el creador de la Fundación Musicarte y dirige la Sinfonieta de Salta, una agrupación que interpreta música de cámara y que tiene 30 miembros.
¿Sugerencias para la OSS? La respuesta de Marcelo: "Creo que la orquesta debería salir más de gira para darse a conocer en el país porque es una agrupación que ha alcanzado importantes metas".
Para Lucio, la OSS siempre estuvo ahí, en el horizonte. Con una dosis de osadía adolescente y el respaldo de sus padres, compañeros y profesores de la OSIJS, muy tempranamente, a los 16 años, su sueño se hizo realidad. "Siempre quise ser músico, violinista. Pero no pensé que se me iba a dar tan rápido la posibilidad de vivir de la música. Fue un flash", repasó Lucio, confeso amante de todos los géneros musicales. "Creo que cualquier tipo de música te puede generar increíbles sensaciones. Y el violín es un instrumento ideal para sacar afuera lo que guardamos dentro", explicó. Por lo mismo, Lucio disfruta particularmente el amplio repertorio que brinda la OSS. "Tocamos música para todo tipo de público y cualquier persona puede ir al teatro a escucharnos con entrada gratuita", precisó el joven que, por ejemplo, se luce en el escenario con un concierto de Mendelssohn y en las reuniones familiares se divierte con sus amigos enganchando temas de rock nacional en Do Mayor.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora