A las 6.30 de la mañana del lunes, una voz con acento de España despertó a Eduardo Sacheri y le comunicó que había ganado el Premio Alfaguara, uno de los más prestigiosos galardones literarios en el mundo de habla hispana. El escritor, aturdido, le pidió 5 minutos a la voz del otro lado del teléfono, para poner en orden sus ideas y explicarle a su mujer de qué se trataba el llamado.

Confiesa que tenía mucha ilusión de ganarlo. Ya se había presentado otros años y no había tenido suerte. Pero la distinción al fin llegó para "La noche de la usina", una historia que transcurre en pleno "corralito", cuando un grupo de "perdedores" planea una venganza después de sufrir una estafa.

"Estoy agradecido a la vida, a dios y al jurado", confesó un Sacheri emocionado, en la oficinas de su editorial, Penguin Random House, que fusionó hace poco tiempo al sello Alfaguara.

Su mayor orgullo es haber recibido el galardón después de tantos nombres ilustres: Tomás Eloy Martínez, Manuel Vicent, Laura Restrepo, Elena Poniatowska y Santiago Roncagliolo, entre otros escritores que formaron parte de la larga lista de ganadores. En comunicación simultánea Madrid, Buenos Aires, DF México, Sacheri contestó preguntas de la prensa y recibió los comentarios del jurado presidido por Carmen Riera.

"La noche de la usina" se impuso sobre 707 manuscritos. La recompensa económica es de 175.000 dólares.

A Sacheri le espera un larga gira por España y los países de Latinoamérica. "Me gusta la idea de ir más seguido a España y conocer mejor la tierra de mi familia materna, Galicia", le cuenta a NOTICIAS.

Otra ilusión: que el Premio Alfaguara le traiga tanta suerte a Independiente, el cuadro de sus amores, como el Oscar. Eso es al menos lo que le confesó esta mañana su hijo de 19 años, recordando la excelente campaña del "Rojo" en 2009.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora