El Ballet Salta cerró una nueva temporada de danza en el salón Juan Carlos Dávalos de la Casa de la Cultura, con invitados de lujo, y con la inobjetable voz del cantante salteño Leonardo Tejerina.

El alumnado en general participó de esta gran velada que marcó el cierre lectivo 2015.
Marina y Hugo Jiménez, a través de la danza, llevaron a Salta por todo el mundo, su destreza y talento se grabó en la retina de los habitantes de todos los continentes. Solo algunos elegidos del folclore, pudieron cristalizar esta realidad. A través de los años, se constituyeron en inobjetables embajadores de la cultura nacional.

"El secreto está en asumir la lucha, también es fundamental el factor suerte, solo que hay que saber cuidarla y alimentarla, como a una amiga. No es poca cosa perdurar durante 45 años, el trabajo, el esfuerzo y el sacrificio, nos ayudó a mantener la vigencia", sostuvo Hugo.

Jiménez, en su adolescencia, fue bailarín del ballet de El Chúcaro. Durante una de sus visitas a su ciudad, conformó el Ballet Salta junto a Marina. También conformó un grupo folclórico junto a Daniel Toro, Horacio Aguirre y el "Mudo" Isella -hermano de César-.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia