Después del recibimiento familiar en el aeropuerto local, una pequeña caravana trasladó a Claudia Barrionuevo hacia el pueblo que la vio nacer: El Carril.

Allí se vivió una auténtica fiesta popular con los vecinos en la calle esperando el paso de los vehículos que trasladaban desde el aeropuerto a Claudia, familiares y amigos.

La flamante Miss Universo Argentina recibió, de parte del municipio carrileño, una placa conmemorativa y un ramo de flores.

La tranquilidad habitual del pueblo quedó de lado para recibir a una hija dilecta que se convirtió en una auténtica embajadora de la belleza de Salta.

En su pueblo fue recibida como "una reina" y entre caras de asombro y alegría, Claudia tuvo el saludo de sus vecinos de siempre.

Una caravana de varias cuadras de vehículos siguió a la Miss Universo Argentina que recorrió las calles de El Carril, que supo transitar de pequeña, en la caja de una camioneta.

Sencilla y asombrada, Claudia recibió el saludo de un pueblo que no cabe de orgullo al ver a una de sus vecinas más jóvenes y bellas, llegar tan alto.

No es para menos la alegría de los carrileños: el próximo 20 de diciembre -en los Estados Unidos- Claudia Barrionuevo, con sus 24 años, participará de la final del certámen de belleza más importante del mundo disputando la corona junto a representantes de todo el mundo.

Claudia confesó a El Tribuno que cuando escuchó su nombre en la final de Mendoza "temblaba" como un papel. "No podía creerlo, era cumplir mi sueño", afirmó.

"Entre veinticuatro chicas hermosas y muy preparadas... no se trata de creérsela, sino de creer en uno mismo y a pesar que temblaba como un papel estaba feliz", recordó Claudia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia