Impresionante. Calle 13 convocó a 80 mil personas anoche en el Centro de Convenciones, en un show inolvidable, a pura energía y creatividad desde la poesía hasta la puesta en escena. Fue el cierre del ciclo de verano del Personal Fest que comenzó alrededor de las 20 con Roco Posca y SER.
Embed
¡Qué manera de bailar! Fue impresionante ver tantos cuerpos juntos, todos al mismo ritmo, con brazos en alto y gargantas disfónicas, acompañando al ídolo que, desde el escenario, tiró al ruedo su singular decir durante más de una hora y media.
Los boricuas coparon el reconocido espacio del sur salteño y lo convirtieron en una fiesta pocas veces vista. Porque esta parte del mundo no tiene entre sus visitas frecuentes a artistas como René y sus hermanos, que por alguna razón son los representantes de la música urbana que más premios Grammy ganaron en la historia
¿Es Calle 13 representante del pensamiento político rebelde?¿Es una banda social, jugada y crítica? Quizás sí. Quizás no. No es éste el espacio para responder a esas preguntas. Mucho menos pensando en lo que fue anoche el Personal Fest, cuando las miles de almas que hicieron cola para entrar desde las 7 de la tarde, se bancaron el largo aguante, con tal de bailar con el Residente.
Eran las 22.40 cuando René, Eduardo e Ileana irrumpieron en el monumental escenario, para arrancar el ensordecedor grito de los fanáticos. A esa hora, una ligera llovizna amenazó con convertirse en lluvia, pero no fue. La fiesta no se pasó por agua, sonó la música, impecable y René cantó: "...Esto es una fiesta de locos. (Hey hey...) Pero yo soy el único que no estoy loco. (Yo soy el único que no estoy loco)". La gente deliró.
Y lo aplaudió cuando anunció que cantaría el siguiente tema, el que escribió "pensando en lo que tenemos que aguantar de los gobiernos, de todos los gobiernos. Vamos a cantar por lo que no tendríamos que aguantar... guerras, bajos salarios, dictaduras, golpes...".
La marea humana se movió acompasada hasta la medianoche, llevada por estos artistas
a veces ácidos, a veces cálidos, pero siempre entregados y comprometidos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora