La avenida Corrientes está repleta de gente, las vallas contienen a los cientos de fanáticos que buscan una foto y que gritan los nombres de sus ídolos con una potencia llamativa.

El hall del teatro Gran Rex es un desfile de personalidades: el Chaqueño Palavecino, Amelita Baltar, Dante Spinetta o Emmanuel Horvilleur se detienen cada tanto a charlar con alguien o a dar notas para algún canal de TV.

La sala, atiborrada de seguidoras de Lali Espósito en los pisos superiores, se llena con cantitos que vivan a la artista pop que pronto visitará Salta.

Andrés Calamaro se abraza con Rubén Rada e intercambian discos, Jairo conversa con Juan Carlos Baglietto, Antonio Tarragó Ros comparte anécdotas con el Chango Spasiuk, los integrantes de Miranda se acercan a su amigo Axel. Todo eso puede verse desde las primeras filas de la platea.

Se inicia la ceremonia, entre los chistes de Pettinato y el reconocimiento de Catarina Spinetta de su padre como "el número uno". La primera terna de nominadas es para el pop, y las fanáticas de la protagonista de "Esperanza mía" claman su nombre sin cesar, tanto que el jurado les da la razón y le concede a su estrella la estatuilla inicial de la noche. "Esto es una locura. Es mi primera experiencia en la música, es un proyecto muy especial porque lo hago con gente que, además de ser excelentes músicos, es mi amiga. Nosotros venimos a proponer un pop con un poco más de condimento y creo que lo estamos logrando y hay gente que está intentando modificar y mejorar el pop", afirma Lali.

Por su parte, Valeria Lynch, quien también participó de la tira de Espósito, se mostró muy emocionada al recibir el primer premio Gardel de toda su carrera y luego de las palabras de agradecimiento, como una posdata sentida, agregó: "Cerati es infinito", en referencia al líder de Soda Stéreo fallecido en 2014.
Las seguidoras de Lali y Axel solo dejaron de gritar sus nombres en el momento en el que se recordó a los ausentes: Ben Molar, Raúl Carnota, Gustavo Cerati o Leopoldo Federico, quienes revivieron en la pantalla gigante del Gran Rex, rodeados de aplausos.

Sello salteño
Además, el Chaqueño Palavecino dejó un sello bien salteño en Buenos Aires con su presentación. "Voy a cantar una chacarera que quiero dedicarle a la familia y a este gran poeta que se nos fue a principio de año", y celebró a Yuyo Montes con "Juan Ángel". Toda la sala se volvió fiesta entre palmas y violines. Allí y más tarde, la sala reconoció al artista que se alzó con el Gardel en la terna de mejor artista masculino de folclore.

Al momento de recibir el galardón, Palavecino expresó: "Muchas gracias a todos los que han votado, a mis músicos, agradecer a la familia del Yuyo Montes y a todos los que trabajan por esto".
Luego del último musical de la jornada, a cargo de Lali Espósito, quien demostró que pisa fuerte en el pop, llegó el turno del Gardel de Oro. El premio final de esa edición fue para Axel, quien pronto será padre nuevamente.

Sin dudas, los Gardel fueron una celebración de emociones, emociones que conmovieron a más de uno, dentro y fuera del teatro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora