El vuelo del "Cóndor" cada día adquiere mayor altura, sus alas vislumbran un equilibrio asombroso, que hace presagiar un futuro alentador. Esta es la realidad del folclorista Juan Díaz Cuello, que acaba de editar su tercer trabajo discográfico como solista.
Un trabajo, que en su totalidad, comprende temas de su autoría, salvo la canción Ay negrita.
"Lo bauticé Vivir del amor, que es una canción que compuse con una orientación al corazón. Incluí catorce canciones. Tuve el placer de compartir obras con Daniel Cuevas, Néstor Villalba y Federico Romanut. Un párrafo aparte merce Jorge Rojas, con quien compuse tres de los temas que sumé en el disco: Nada será igual, Rescoldo caliente e Ironía. La verdad que fue un privilegio, Jorge mantiene la humildad de los grandes y siempre extiende su mano a quien la necesite", aclaró el "Cóndor" Díaz Cuello.
La placa se completa con: En pleno vuelo (con Néstor Villalba), Quijano en flor, Ollita y barro, No Creas (con Federico Romanut), Cosita linda (con Villalba), Lejana y mía (con Daniel Cuevas), Confidentes, Culpable de tus besos (Cuevas) y Cuando te haga el amor (con Villalba).
"Este nuevo material tiene nuestras ansias, en cada obra tenemos partes nuestras donde se reflejan en cada historia y en cada letra de las canciones seleccionadas. La persona que escuche el disco llevará en su interior un pedacito de lo que sentimos al cantarla", agregó este solista que nació en la localidad de Campo Quijano.
Más de 20 años avalan la carrera artística de este cantor salteño. Se emparentó rápidamente con los aplausos y las ovaciones.
"Lucio Rojas (hermano de Jorge) fue el pionero en mi inclinación musical. Empecé s tocar la guitarra y también a escribir mis propias canciones. En el 2000, formé parte del trío Los Chúcaros, donde permanecí por siete años. Estuvimos en los escenarios más importantes del país. Fue una experiencia que me dejó mucha enseñanza. El 31 de octubre de 2008 nació el solista, esa noche hicimos un evento en un local del corredor de la Balcarce, con un lleno total.
Este artista tiene en claro que el mejor camino se vislumbra con creaciones propias, se debe imponer, no solo un estilo, sino también un repertorio nuevo y fresco
"Uno escribe cuando nace la inspiración, el mejor momento es en la soledad de la noche y con la compañía de la luna. Ahí nace el deseo de querer contar alguna historia, o describir a un personaje, o simplemente hablar del amor. Muchas canciones tienen historias vividas, también contadas, o nacen de un gesto o un deseo. Para escribir necesito de la soledad y del silencio de la noche. Cuando cierro mis ojos echa a volar mi
imaginación", acotó el "Cóndor".
Ya empezó a pensar en una presentación en Salta. "Siento la necesidad de compartir con mi gente, es una forma de alimentarme anímicamente para encarar los proyectos de esta nueva temporada".
Juan Carlos Díaz Cuello durante 10 años compartió con sus dos grandes pasiones: el básquet y la música. Fue integrante del seleccionado salteño, a la vez que comenzaba a transitar en el circuito folclórico.
"Continúo en la enseñanza del básquet, pero mis ojos están volcados plenamente a los acordes musicales", sentenció finalmente Juan Carlos Díaz Cuello.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora