Dice la canción que al aire da su ternura y ellos, con muchas canciones, irán hasta su encuentro a devolverle un poco de magia. El 10 de noviembre el Coro Polifónico de Salta cumplió 67 años y, para celebrarlo, viajará mañana a La Poma para cantarle a Eulogia Tapia. Ya tienen todo listo: las valijas, las canciones y el cariño. "Supimos que Eulogia no andaba muy bien de salud y se nos ocurrió la idea de hacerle este homenaje, con canciones", contó Marcos Jándula, el director del coro, a El Tribuno.
Unos veinticinco coreutas le pondrán la voz a versiones adaptadas de "La Pomeña", "Carnavalito del duende", "Aita gurea", "Ay, amor", "Corazón alegre", "Vidala para mi sombra", "Vamos para Iruya", "Fuego en Animaná" y "Chaya para Toconás".
El regalo para Eulogia será mañana. El domingo actuarán en la parroquia San José de Cachi, para finalizar la celebración dominical con folclore.

"El trigo que va cortando / madura por su cintura / Mirando flores de alfalfa / sus ojos negros se azulan", sonará entre las paredes de una parroquia que resguardará esa música, de voces con melodía carnavalera y pomeña. Bien nuestra.

"Ser pobre y humilde fue lo mejor que me dio la vida", le dijo una vez Eulogia a este medio. Allí en su rancho, en La Poma, aún viven coplas y la más enraizada de nuestra música. Por eso quienes integran el Coro Polifónico de Salta, decidieron regalarle un momento de esos que se vuelven leyenda.
"Viene en un caballo blanco / la caja en sus manos tiembla / y cuando se hunde en la noche / es una dalia morena...", se oirá también. Habrá en esos versos recuerdos de antaño y la evocación indeleble y perpetua a nuestros poetas más grandes.

Historia con música

Marcos Jándula es director del coro hace tres años, pero hace 34 que lo integra. En diálogo con El Tribuno hizo un repaso por algunas de las figuras que pasaron por el grupo.

Contó que el Coro Polifónico de Salta fue fundado el 10 de Noviembre 1948, es así que cumplió 67 años. Sus creadores Francisco de Madina y Rafael de Anduaga fueron sacerdotes lateranenses del Colegio Belgrano. Entre sus coreutas pasaron célebres personajes del colectivo cultural de nuestra ciudad como Eduardo Madeo, Carlitos Barbarán, y Los Nocheros, entre otros. "También debemos destacar la participación del cantante lírico italiano Mateo Maruguera", dijo.

Recuerdos de una zamba

Durante una de las últimas conversaciones de doña Eulogia con El Tribuno, habló de La Pomeña: "Hace años me encontré con Manuel J. Castilla y con Gustavo 'El Cuchi' Leguizamón. Decían que venían de allá, unos gauchos, de la ciudad. Yo por primera vez los he encontrado. Entonces era carnaval. De ahí hemos cantado y hemos bailado todo el día. Antes eran los carnavales bien lindos. Sabíamos andar a caballo, galopando, con caja y con todo. Por la tarde ya volvía la gente para las costas, pero ellos se quedaron cantando y yo me quedé cantando. Nos pusimos a contrapuntear y en el contrapunto yo les he ganado a los gauchos". "...Y entonces se había hecho la tarde y yo le había ganado contrapunteando y ellos me han dicho que me iban a dedicar una zamba o un vals. Yo les he dicho que a mi no me gustan mucho esas cosas del folclore. De ahí yo me he ido y ellos se quedaron. Al otro día, han ido a mi casa en un tractor que había. Me han encontrado en el potrero cortando alfalfa, trigo. Con mi padre estaba. Ellos han preguntado qué era y yo les dije esto es alfa y esto es trigo. En mi casa había un árbol grande; un sauce. Bajo el sauce había una laguna. Les digo que de ahí sacamos el agua. Y eso fue todo". "...De ahí han hecho la zamba. La zamba es tal como dicen. Con el caballo blanco, con la caja, todo eso. Así he ido yo al carnaval".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora