La adaptación cinematográfica de obras literarias es una necesaria transformación de una obra en otra, es el pasaje de un lenguaje a otro muy distinto. Por lo tanto en una película basada en una novela, el guionista debe "traicionar" al escritor en pos de esa transformación. De no hacerlo se convertiría en un ilustrador de la obra literaria. Los recursos expresivos utilizados en el medio audiovisual (luces, sonido, escenografía, montaje, etc.) son concretos, a diferencia de los recursos literarios que se completan en nuestra imaginación, nadie imagina de igual forma a los personajes de un cuento o una novela, en cambio en el cine los actores hacen visible e inequívoco la apariencia, la voz, la mirada, el vestuario, el andar, etc. Ya el maestro Alfred hitchcock decía que es casi imposible adaptar una gran obra literaria al cine.

Con guión Paz Alicia Garciadiego, basado en la novela homónima de Gabriel García Márquez y dirección del mejicano Arturo Ripstein resignifica en la pantalla grande a una de las obras más recordadas del autor del "Cien años de soledad". quien afirmó que la película es un gran film y que su realizador le ha hecho justicia.

Al Coronel le prometieron una pensión, que espera inútilmente desde hace muchos años. Viernes tras viernes, solemne, se para ante el muelle aguardando la carta que anuncie la concesión de su pensión. Todos en el pueblo saben que espera en vano. Lo sabe también su mujer, que cada viernes lo mira prepararse ante el espejo para recoger la carta que nunca llegará. Pero el Coronel prefiere cerrar los ojos ante la evidencia y se aferra a su sueño. Y es que, si no, ¿qué le queda?

Con un reparto conformado por Fernando Luján, Marisa Paredes, Salma Hayek, Rafael Inclán, Ernesto Yáñez, Daniel Giménez Cacho, Patricia Reyes Spíndola, Odiseo Bichir, Esteban Soberanes y Julián Pastor, la cinta recrea a uno de los autores fundamentales de la literatura latinoamericana.



¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora