La música popular posee una inmensa multiplicidad de géneros y subgéneros. Uno de ellos es el jazz. Para muchos, es sinónimo de academicismos y lo ven alejado de otras manifestaciones de raíces similares como el folclore o el tango.

Sin embargo, el jazz es un espacio de libertad que desde hace muy poco se festeja cada 30 de abril por resolución de la Unesco.

"En tiempos de cambio e incertidumbre, necesitamos más que nunca el espíritu del jazz para unir a las personas, especialmente los jóvenes de ambos sexos, para alimentar la libertad y el diálogo, tender nuevos puentes de respeto y comprensión, reforzar la tolerancia y la cooperación", expresó recientemente Irina Bokova, directora general del organismo, respecto del evento que congrega a los amantes del swing y el bebop, pero también a los inexpertos deseosos de saber de qué va la cosa.

La fecha del 30 de abril como el Día Internacional del Jazz fue proclamada por la Conferencia General de la Unesco en noviembre de 2011 y, según el documento que instauró el recordatorio, "el jazz habla muchas lenguas y se ha vuelto una fuerza unificadora para sus seguidores, sin distinción de raza, religión, origen étnico o nacional".

Así, borrando las fronteras de uno de los géneros del verdadero lenguaje universal, pero también focalizados en la actualidad local, dialogamos con Ivana Rojas, cantante y profesora, quien comentó: "Salta se está abriendo muy bien al jazz. Hay muchísima fusión, hay muchísimo más interés. El jazz está llegando a todos, está siendo más popular. Hay muchos eventos y referentes en Salta. El grupo Saluzzi trabaja muy bien con eso. Martín Misa y Leo Goldestein son figuras importantes, al igual que excelentes cantantes que hacen muy buen jazz, sobre todo mujeres. También Daniel Tinte que fusiona el folclore, la música andina, con el jazz. Tiene varios discos grabados y es reconocido en el mundo, al igual que los Saluzzi".

Asimismo, la vocalista enfatizó: "No hay que tenerle miedo al jazz, no hay que pensarlo, sino dejarse llevar. He incursionado por muchos géneros y todavía me considero una aprendiz, uno nunca termina de aprender. El jazz es apasionante y hermoso", concluyó.

Poco a poco Salta se expande hacia una música que, lejos de ser foránea, tiene formas propias de recrearse. Hay un jazz salteño que hoy está de fiesta.

El Jazz en Tierra de Zamba
Por Lucas Urtasún, del Café del Tiempo


En los últimos años Salta ha sido un polo de atracción para grandes músicos del jazz. Será por la cantidad de músicos y poetas de altísimo nivel que dejaron sus atemporales melodías descubiertas al mundo, o por la calidad de los músicos actuales que siguen creando y generando. También por los bares o centros nocturnos que dan lugar a este género, el Festival Internacional Salta Jazz, los talleres de capacitación que se dictan dentro de dicho marco, la Sinfónica patrimonio cultural de Salta.
Este cúmulo de acciones ha generado calidad de músicos e información invaluable para el desarrollo del género.
Hoy, el músico investigador que visita nuestra cultura se va lleno de información.
La calidad de la gente y el profesionalismo de nuestros músicos demuestran que Salta es uno de los centros culturales más importantes del país, será por todas esas cosas o sus inspiradores paisajes y personajes que la habitan que en Salta hace años se respira jazz.
El último Festival Internacional Salta Jazz se realizó con mucho éxito en noviembre pasado con una gran participación de músicos y público.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora