"Cuando en las noches de Orán se encienden las cacharpayas. Orán, tierra del calor allá donde el aire quema", es la frase de una bonita zamba de Roberto Ternán, que se refiere a esa mágica ciudad del norte provincial. Hace unos días se veneró a su patrono San Ramón Nonato y el pueblo enteró se vistió de fiesta...desfile, procesión y hasta la música se sintió "cómplice" de la fecha.
La cuadragésima séptima edición del Festi Orán no pasó inadvertida, varios fueron los factores para catalogarse como especial. Fundamentalmente se confundieron los sentimientos para abrazar otra exitosa edición. Todo transcurrió dentro de lo normal, con un desarrollo ejemplar. Dentro del predio prevaleció el respeto y el orden. Como ya es costumbre, la policía solo estuvo apostada por seguridad.
Quizás rotularía "Entre la tierra y el cielo" para marcar los dos puntos trascendentes de la cita folclórica: emotivo y desafiante. Esta última palabra vinculada a su constante propuesta de ofrecer lo mejor...con los grandes exponentes del género sobre el escenario, más de cuatro décadas avalan esta increíble fiesta del folclore.
Las lágrimas no faltaron a la convocatoria. La tristeza también tuvo protagonismo, la noticia del fallecimiento de Guillermo "Fatiga" Reynoso, de Los Manseros Santiagueños, cavó hondo en los oranenses. Hace más de 10 años que este conjunto concurre al festival. El sentimiento es profundo hacia estos cantores y así quedó reflejado durante la última noche del Festi Orán. Los organizadores proyectaron en pantalla gigante imágenes del querido "Fatiga" para darle el adiós definitivo. Innumerables mejillas se mojaron de emoción y despidieron a este gran cantor...y mejor persona.
En lo que respecta a lo artístico, destacadas figuras pasaron por el escenario del Aero Club. Los Kjarkas, Los Tekis, Sergio Galleguillo, Los Huayra, Pitín Zalazar, Las Voces de Orán, y muchos más sobresalieron en la nueva edición.
También es importante el espacio que los organizadores le brindan a los nuevos talentos de nuestra provincia. Varios nombres del circuito folclórico nacieron en este festival y ahora se destacan en las convocatorias más importantes del país.
Lo mejor del folclore se volvió a instalar en la ciudad de Orán. La tierra caliente del norte encendió su fuego sagrado para vislumbrar las grandes figuras del canto popular.
"Se trabajó a conciencia y la gente lo disfrutó a pleno. Los oranenses esperan ansiosos cada año la llegada del festival, es una fiesta que les pertenece a ellos. No resulta fácil un emprendimiento privado, teniendo en cuenta los costos que representan un evento de esta envergadura, pero siempre está presente la buena predisposición de todas las partes y eso permite llevar adelante esta gran fiesta popular", señaló Roberto Meri, principal responsable del Festi.
En síntesis, en la tierra caliente de Orán brotan los acordes más afinados. Una fiesta que desde siempre perteneció al pueblo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora