En la muestra Asylum of the birds, el fotógrafo Roger Ballen no busca capturar la realidad, sino resignificarla a través de una lente cargada de poesía. La serie trata sobre dualidades. Lo blanco, lo negro, lo vivo, lo muerto. Llegó al país en el marco del 25° Festival de la Luz, salió de gira y hoy se la puede disfrutar en el Museo de Arte Contemporáneo de Salta (Zuviría 90). Permanecerá montada hasta el 5 de abril.
Las obras de este artista universal nacido en Nueva York y radicado en Sudáfrica desde hace más de treinta años están basadas en el cielo y los pájaros, la tierra y un grupo de refugiados en un psiquiátrico.
Se dice de Ballen que es uno de los fotógrafos más importantes del momento. Elda Harrington y Silvia Mangialardi, destacadas fotógrafas argentinas, gestoras del Festival de la Luz, coinciden con la afirmación y remarcan: "Roger desarrolló una carrera independiente y un estilo inconfundible en el que no utiliza la fotografía para capturar la realidad sino para transformarla: es, como a él le gusta definir a un artista, un hacedor de metáforas. En sus últimos trabajos, el límite entre la realidad y la fantasía es cada vez más difuso. Dibujos, pinturas, collages y técnicas esculturales son usados en la creación de elaboradas puestas".

Desde su propio interior
Para Roger Ballen -según sus propias palabras- la cámara es en último término un espejo del interior de cada uno: hay mucho que ver y encontrar. "No es fácil poner palabras a lo que encuentras, si lo fuera no lo haría más. Creo que uno encuentra mucho misterio, no necesariamente hechos. Las buenas fotografías normalmente cuentan algo que puede resumirse en muy pocas palabras. Es todo visual, no hay comentarios verbales, es muy difícil hablar sobre ellas. Su significado está expresado en otro lenguaje", explicó. Y esa es, precisamente, la sensación que despiertan sus fotos: nada es lo que se revela a simple vista. Los trabajos de este artista dicen más entrelíneas que a primer golpe de vista.
Ballen nació en 1950. Hijo de Adrienne Ballen, editora de la agencia Magnum, creció rodeado de grandes fotógrafos.
Luego de recibirse de geólogo recorrió, gracias a su profesión, las regiones rurales más remotas de África, continente que lo inspiró profundamente. Tanto es así que desde muy joven echó anclas en Johannesburgo, donde vive desde 1970. A mediados de la década del 90 comenzó a fotografiar en áreas urbanas y fue alejándose del trabajo documental tradicional para generar un estilo propio que llamó "ficción documental".

Larga trayectoria
Ha realizado más de un centenar de exposiciones en los museos de mayor prestigio de los cinco continentes. Este año, además de la muestra que presenta en el MAC, realizará dos grandes exhibiciones individuales en Chile, Brasil, Polonia, Suiza, Suecia, Francia, Alemania, Rusia, Mozambique y Sudáfrica. Para Ballen, las fotografías pueden significar muchas cosas diferentes para personas muy distintas y es difícil traducirlas en palabras.
La invitación está hecha. Una palabra clave para resumir Asylum of the birds: inquietante.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia