"Los frutos se vislumbran cada año que pasa, el trabajo y el sacrificio no fueron en vano", afirmó el profesor y bailarín Ramón Aguilar, delegado salteño para el Festival de Malambo de Laborde, en Córdoba.
Recientemente concluyó la nueva edición, donde el salteño Mauro Espoz alcanzó el primer lugar en la categoría Malambo Juvenil. En Cuarteto Menor se logró el tercer puesto, con Agustín Arias Sarmiento, Alvaro Benicio, Lautaro Uñate y Joaquín Aguaysol. El metanense Emanuel Flores obtuvo la tercera ubicación en Malambo Juvenil Especial. El solista de canto Marcos Martínez concluyó segundo en su categoría. Aguilar, junto a su esposa Blanca Rodríguez, son responsables de la delegación de nuestra provincia desde el 2004.
"Desde hace 10 años venimos realizando un trabajo a conciencia, con la intención de poner la danza y el malambo de Salta, en un lugar de privilegio a nivel nacional. Desde hace algunas temporadas empezamos a recoger buenos resultados y eso nos alienta a duplicar el esfuerzo", agregó este notable bailarín, quien fue el único en alcanzar el primer premio en la categoría mayor de malambo, en 1986.
Este destacado profesor de danzas folclóricas fue el creador de la coordinación de ritmos a capella y canon (secuencia de movimiento), en el cuarteto de malambo combinado. Lo impuso en todo el país. Ramón es un hombre de perfil bajo, con una cuota inmensa de humildad, pero aunque a él le cueste reconocerlo, su aporte es notable y constante, en el malambo.
Más de 30 años lo unen a Blanca...en el amor y en la danza. Hace tres décadas lograron llegar a la final en Laborde, en pareja de baile. Sin dudas, un amor que perdura abajo y arriba de un escenario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora