La vivencia urbana es una de las características fundamentales del arte. Las "lecturas" que los artistas hacen de las realidades que transitan a diario en las grandes o pequeñas urbes pueden verse plasmadas en las paredes en forma de grafitis o murales. Martín Córdoba es uno de esos artistas y decidió presentar una muestra de sus obras en Coyah (Balcarce 997), a partir de este viernes a las 21.30.
Martín Córdoba es un dibujante, grafitero y muralista que se ha formado en la tensión entre la enseñanza de las instituciones y la lógica urbana de la calle. Ha trabajado en diversas dimensiones utilizando distintas técnicas que van desde el trabajo con aerosol y aerógrafo hasta la acuarela. Realizó diversas muestras individuales y colectivas en museos y salas de la ciudad y participó en pintadas acompañando eventos de carácter literario y musical junto a bandas como el Barco del abuelo, Las Wi fi y Bort en vivo en el Cafarock y en el Urbanfest de Cochabamba (Bolivia).
Mariano Gusils Navasal ha dicho acerca de las obras de Martín Córdoba: "Le debemos algunas imágenes 'familiares' en las calles de la ciudad: podríamos citar desde un pequeño peluche desquiciado que asesina con una motosierra a sus pares hasta un pez que hipnotiza a un gato que a su vez hipnotiza a un marciano que a su vez es hipnotizado por rostros cadavéricos de Güemes que se reiteran sin cesar. Desde un gran pez que se devora a un hombre en plena calle hasta un hombre-larva que suspendido desde una cadena escupe clavos hacia el vacío. Un Jesús resucitado con la bomba atómica se mezcla con un perro salchicha que se pierde en un agujero infinito bicolor mientras el perfil absorto de un viejo observa el perfil de la ciudad". Y agrega: "El arte callejero, al integrar sus elementos en lugares públicos bastante transitados, pretende sorprender a los transeúntes a través de un shock inmediato producido por la irrupción de imágenes que irritan al pensamiento a partir de una crítica mordaz sobre el orden social".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora