Miguel Martín tiene 36 años y como él mismo se considera, es "hijo de youtube", porque saltó a la fama gracias a República de Tucumán, un innovador programa humorístico de televisión que se vio a través de internet en toda la Argentina y el mundo.
Hoy, ocho años después de su papel como "Hétor", un taxista eternamente enamorado de su operadora, la Ether, está nominado en la categoría "Mejor unipersonal / standup", nada menos que en los premios Carlos de Córdoba -que comienza a las 19.30-, tras el éxito de su obra, "El Oficial Gordillo".
Horas antes de la ceremonia el humorista habló con El Tribuno y dijo que esta sorpresa comenzó en septiembre pasado, cuando lo llamaron desde la mencionada provincia para que haga una obra de teatro.
"Cuando me hicieron la propuesta les dije que estaban locos. Cómo yo voy a hacer humor en Córdoba. Es como que ellos me enseñen a "chorear'' a mí", dijo entre risas, por la mala fama que tienen los tucumanos de "adueñarse de lo ajeno".
"La verdad es que estoy disfrutando de todo lo que me está pasando y lo vivo con ansiedad y expectativa. Estoy muy feliz".
"Me llaman ustedes desde El Tribuno y eso me pone muy bien porque yo tengo un cariño muy especial por los salteños. Es la provincia que me hizo dar cuenta que podía salir de Tucumán y cuando fui por primera vez hice dos funciones en el Teatro del Huerto, el doble de lo que hacía en esos tiempos en San Miguel", recordó.
Luego, Martín volvió a mencionar lo que significa para él estar nominado en la tierra de los grandes humoristas.
"Tuve el honor de encontrarme con el Flaco Pailos y decirle que es mi ídolo y que en muchas cosas quiero imitarlo. También competir contra Eber Ludueña, que si bien no es cordobés, lo admiro mucho desde la época de Mar de Fondo", cerró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora