Raúl Carnota fue un verdadero artesano de la canción, tal vez jugando con eso compuso la milonga "Artesano del silencio". Autor prolífico y padre por elección de las nuevas camadas folklóricas, se caracterizó por fusionar la música de raíz argentina con el rock y otros géneros. Admirador de Frank Zappa y de Led Zeppelin, entre otros, en el gato "Pecado de Juventud" rinde homenaje a Los Beatles, iniciándolo con la melodía de "Aquí llega el sol", clásico del grupo inglés.

Nació en Almagro, Buenos Aires, un 30 de octubre de 1947 y, como dicen los versos de su zamba "El otro camino", se fue a "galopar hasta las estrellas" un 27 de septiembre de 2014.

El dolor de su partida prematura, a los 66 años –a causa de un EPOC y otras complicaciones- sólo mengua recordando su legado de música: El "Gatito é las penas", "Salamanqueando pá mí" o "Grito santiagueño" son algunas de sus canciones más celebradas, grabadas, entre otros por Mercedes Sosa o Abel Pintos.

Él se corrió de los casilleros genéricos, tal vez porque alguna vez afirmó que la música era como un juego de niños. Y con ese espíritu lúdico, supo conmover jóvenes y experimentados. "Cuando salí, yo ya salí degenerado –por poner una palabra- porque no venía de la música folklórica. Yo nací en Almagro, un barrio de tango, y me crié en Buenos Aires. Aprendí a tocar la guitarra con los Beatles y los Chalchaleros. Después descubrí la música brasilera, el jazz. Ya a los veinte años el tango entraba por la suela de los zapatos. Y yo soy el resultado de todo eso" explicaba Carnota en una entrevista para la revista Debate.

En su extensa carrera, a mediados de los '70 acompañó a los Huanca Hua, Adolfo Ábalos, Armando Tejada Gómez y Hamlet Lima Quintana, entre otros. En 1983, con el regreso de la democracia presentó su primer trabajo discográfico junto a Suna Rocha. Junto a ella, además, fueron padres de su hija Guadalupe.

Más allá de los caprichos de la muerte, queda claro que los artistas viven en su obra, prueba de esto son las palabras de Mauricio Tiberi: "Carnota representa una de las bisagras de la renovación de la música popular. Fue uno de los impulsores de un nuevo movimiento en la música argentina que incorporó elementos de otros géneros sin descuidar la profundidad de las raíces de nuestra música. Desde ese lugar su obra me permitió descubrir otras sonoridades, otras posibilidades que nos abren camino para que podamos transitar nuestra propia búsqueda a nivel musical", opinó el cantor cafayateño, en diálogo con el portal FolkloreCLUB

A dos años de su partida, El Tribuno celebre con estas líneas a uno de los artistas más grandes que tuvo nuestro país.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora