Mary Gervino, Soledad Pérez y Graciela Valls le ponen el cuerpo a la historia. Antes pusieron los recuerdos de una época y toda su creatividad al texto que, junto al director, Carlos Delgado, ilustró a estas tres hermanas solteras de una Salta de antes y también un poco de ahora. "Tres mujeres, una valija", estrena esta noche, a las 21.30, en el teatro de la Fundación Salta (General Güemes 434). La entrada general tiene un valor de $100. Vuelve a subir a escena mañana.
Y la valija está llena de momentos. De algunos de esos pasajes de la obra hablaron Mary, Soledad y Graciela en una entrevista con El Tribuno.
"Es un drama salpicado con humor. El retrato generacional de tres mujeres huérfanas de niñas que fueron educadas por una tía de forma muy estricta y rígida, para ser aceptadas por la sociedad de la época. Detrás de eso son mujeres frustradas que no han logrado realizarse en la vida. La valija esconde mentiras y secretos que se develan al final de la obra, con mucho humor", narró Soledad.
Mary Gervino coincide. "Es el retrato de una época y de una sociedad salteña bastante cerrada y del estilo de vida de esos años en la capital salteña". "Bueno, bueno, basta. Dejen de contar tanto", acotó Graciela, risueña. Ella prefiere no adelantar más acerca del desarrollo de este drama que también hace reír. Y mucho. "Y entonces viene el nudo y un final muy feliz para el público", la ayudó Mary, entre risas. Se apiada Graciela: "Somos tres hermanas, con personalidades diferentes y sencillas. Creo que más de uno se va a sentir identificado con alguna. Y muchas secuencias de la obra son recuerdos propios de cosas que hemos vivido. Dichos, estilos, costumbres", contó.
"¿Te acordás cuando?", "Sí, sí, a mí me pasó", "Lo contemos de tal manera". Así, entre los cuatro, fueron escribiendo Tres mujeres, una valija. "Yo me divierto muchísimo, para mí es un placer trabajar con ellas. Nos reímos y disfrutamos mucho", agregó Carlos Delgado.
Luego de la obra con la que comenzaron a actuar juntas "Sin dolores, remedios, ni angustias" que fue muy premiada, quisieron volcarse más a la risa. Y crearon esta obra que es un drama, pero de los que dejan espacio para la risa. "Queremos disfrutar y que la gente disfrute con nosotras. La anterior era una obra sanadora y esperamos que esta también lo sea", dijo Mary. "No queremos hacernos drama. Queremos reírnos y que se ría el público", invitaron con sutileza.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora