"¡Fuera, demonios!"; "¡Jesucristo ha nacido!". Esos fueron algunos de los gritos que se escucharon cuando los agentes de seguridad ingresaron en la vivienda de E'Dena Hines, de 33 años y nieta "política" de Morgan Freeman, quien fue encontrada muerta a puñaladas a manos de su novio, Lamar Davenport.

Incluso, según testigos que irrumpieron en el lugar, Davenport habría seguido apuñalando su cuerpo mientras era detenido y la mujer estaba claramente muerta desde hacía tiempo. Según los investigadores se trató de un ritual exorcista con cocaína.

El ataque fue visto por un vecino de Washington Heights, en Nueva York, quien al ver la escena por su ventana llamó al 911. Según George Hudacko, el denunciante, Davenport comenzó a acuchillarla y gritando: "¡Fuera, demonios! ¡En el nombre de Jesús, te lo ordeno!".

Fuentes de la investigación señalaron que el asesino de la nieta "política" de Freeman fue apartado del ceurpo de E'Dena recitando pasajes bíblicos mientras continuaba atacándo a su cuerpo inerte. En total se contabilizaron 16 puñaladas.

Davenport quien tiene antecedentes por abuso de drogas fue llevado a un centro psiquiátrico por la policía antes de ser interrogado por los investigadores.

La relación entre Freeman y Hines era fluida. La joven de 33 años usualmente acompañaba a su "abuelo" en las alfombras rojas de Hollywood. Hines es nieta de Jeanette Adair Bradshaw, la primera esposa del actor norteamericano.

"El mundo nunca conocerá su talento artístico. Su estrella continuará brillando en nuestros corazones, pensamientos y oraciones. Que descanse en paz", manifestó Freeman en un comunicado. Los allegados del gran actor señalaron que se encontraba devastado por el brutal crimen.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora