Anoche a las 23, por El trece, comenzó Las mil y una noches, la novela turca que causa sensación en Sudamérica. Y en el mismo horario Telefé lanzó la brasileña "Rastros de mentiras" para competir en un horario nocturno ideal para el verano.

Según los últimos números de encuestas del primer día, la novela turca va a la cabeza.La historia sigue las desventuras de una arquitecta viuda que, desesperada por conseguir el dinero que le permita operar a su hijo de cinco años enfermo de cáncer, recibe una propuesta económica de su millonario jefe con la condición de pasar una noche con él.

Estos son los personajes principales:

Sherezade

Bergüzar Korel interpreta a Sherezade Eviyaoglu. Ella es la arquitecta viuda de Ahmed y la mamá de Kaan, el niño con leucemia que necesita un costoso trasplante de médula. Para conseguir el dinero, recibe una propuesta sexual de Onur, su jefe.

Onur

Halit Ergenç interpreta a Onur Aksal. Onur es uno de los dos dueños de Binyapi, la constructora donde trabaja Sherezade. Onur está secretamente enamorado de ella y acepta prestarle el dinero necesario para la operación de Kaan sólo si ella acepta pasar una noche con él.

Burhan

Metin Çekmez es Burhan Eviliyaoglu, el suegro de Sherezade. El padre del difunto Ahmed es un multimillonario, dueño de una fábrica de cueros. Burhan se niega a prestarle los 75 millones de liras turcas que ella necesita para el trasplante de Kaan porque nunca aprobó la relación de su hijo con ella y culpa a Sherezade por la muerte de Ahmed.

Bennu

Ceyda Düvenci es Bennu Ataman, la mejor amiga de Sherezade. Es la única persona a la que Sherezade recurre con sus penurias, Bennu busca captar la atención de Kerem, el mejor amigo y socio de Onur.

Kerem

Tardu Flordun es Kerem Inceoglu. El es el otro dueño de Binyapi y, además, es el mejor amigo de Onur. Pero Kerem siempre se sintió atraído por la arquitecta Sherezade y ve en su amigo a un competidor.

Lo que ya se vio anoche

Un hijo es el tesoro más preciado para toda mujer. Si enferma, la madre estará allí, cuidándolo y velando por su pronta recuperación. Pero si el niño tiene un diagnóstico terminal y su única salvación depende de un costoso trasplante ¿sería capaz de hacer cualquier cosa para conseguir el dinero?

Esa es la encrucijada a la que se enfrenta Sherezade, una joven viuda (su marido murió en un accidente automovilístico años atrás) que recibe la peor de las noticias: su pequeño hijo de cinco años padece leucemia. Su única esperanza de vida es un trasplante de médula. Hay un donante compatible; el problema es que la intervención y el tratamiento tienen costos muy altos que Sherezade no puede solventar.

La necesidad de contar con esa importante suma de dinero a corto plazo se transforma en una horrible pesadilla para la joven. Si bien tiene un buen empleo (es una exitosa arquitecta) no puede acceder a un préstamo de la empresa o de alguna entidad bancaria debido a que no cuenta con la antigüedad laboral suficiente. A esto se suma que el abuelo paterno del niño –un millonario conservador y autoritario- le da la espalda a su ruego desesperado, responsabilizándola por la muerte de su hijo, quien se casó con ella sin su consentimiento.

Sumida en la más absoluta angustia ante esta compleja problemática, Sherezade recibe una singular propuesta de su jefe Onur: le dará el dinero que necesita a cambio de que pase una noche con él. Por supuesto, dicha oferta es recibida como una afrenta por parte de la joven. Sin embargo, decide reconsiderar la situación. Después de todo ¿qué madre no sería capaz de sacrificar su propia dignidad para salvar la vida de su hijo?

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia