Las 140 hectáreas que Marcelo Tinelli compró precisamente en Santa María de los Andes, Alto Agrelo, Luján de Cuyo; es una tierra mendocina donde el vino casi brota del suelo. Y fue una buena elección estratégica.
El proyecto del "vino propio" para Tinelli terminó de perfilarse cuando el empresario coreano Young Woo, accionista mayoritario de la firma internacional de desarrollos inmobiliarios Youngwoo & Associates se asoció al emprendimiento; como luego lo hizo también, Hernán de Laurente, CEO de Quintessentially, un club privado de lifestyle management de origen inglés.
Finalmente, en octubre de este año, Tinelli presentó Fede, un malbec cosecha 2011, nombrado así en homenaje a Federico Ribero, amigo íntimo del conductor, quien falleció el año pasado luego de atravesar un durísimo cáncer . "Al momento de buscar un nombre, quisimos que tenga una razón de ser. Naturalmente surgió Fede, un homenaje a la amistad", explicó el conductor de TV durante la ceremonia de bautismo.
"Fede" es el primer producto vitivinícola que forma parte de un emprendimiento aún mayor denominado Lorenzo de Agrelo, que busca armar una bodega propia, un hotel de lujo y un restó, a cargo de Mauro Colagreco, el chef argentino más premiado del mundo.
El vino, criado durante 12 meses en barricas de roble francés y con potencial de guarda hasta el 2035, salió al mercado en 1.250 botellas, aunque por ahora solo se puede conseguir por catálogo, a $1.850 la unidad. Un vino nacido de la amistad y para compartirlo con amigos, reza la etiqueta de la primera partida de 20 botellas, elaborada por el enólogo de la bodega Catena Zapata, Alejandro Vigil.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora