Pasó poco más de una semana desde que falleció la duquesa de Alba y su viudo, Alfonso Diez,encontró el mejor apoyo en sus amigos.

Tras la multitudinaria despedida en Sevilla, Alfonso se quedó en el palacio de Dueñas del que salió por primera vez estos días. Poco a poco vuelve a la rutina que, sin duda, le resulta más difícil que nunca por la falta de Cayetana.

En una de estas salidas fue a visitar al jinete Cayetano Martínez de Irujo al hospital en el que se recuperaba de una intervención. Asistió, además, a un almuerzo organizado por Curro Romero y Carmen Tello, una gran amiga de la duquesa, en su casa.

También este último fin de semana estuvo en Sevilla junto al hijo mayor de Cayetana, Carlos, actual duque de Alba, al que se vio saliendo en auto del palacio de las Dueñas con Alfonso.

A través de una carta enviada a la prensa, Alfonso agradeció el cariño que le expresaron miles de personas estos días: "Doy las gracias al pueblo de Sevilla y a todos los españoles que nos acompañaron de una forma o de otra con su cariño y su pena. La soledad y la tristeza en la despedida de Cayetana, sin Sevilla, y sin todas estas personas, hubiera sido mucho más difícil".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora