Detrás de las historias de la gente suelen quedar rezagadas las de los animales. La triste noticia de la muerte de Thiago Quipildor (el nene de 4 años que vivía con sus padres sustitutos) tuvo gran repercusión semanas atrás y sigue estando -comprensiblemente- en la agenda de los medios. Detrás de esta historia hay otra -secundaria si se quiere- que Lucía Pineda sacó a la luz a través de una desesperada publicación en el Facebook.
Lucía es vecina en barrio Palermo 2 de la casa donde vivían los hermanitos Quipildor. Desde que la pareja que tenía a su cargo los niños fue llevada detenida, la vivienda quedó totalmente sola y los cuatro perritos que tenían los chicos quedaron abandonados en el fondo. "Desde ese momento no apareció nadie, ningún familiar. Hablamos con la policía para ver si nos daban una posible solución y nos dijeron que solo tenían orden de vigilar la casa desde afuera y que nadie podía ingresar", explica Lucía en su publicación. "Entiendo que la situación es complicada pero no se puede dejar en ese estado de abandono a los pobres animales, que no tienen culpa alguna", añade.
Lucía les pasa alimento y agua por arriba de la medianera, "pero cada vez es más complicado y ya no sé a quién recurrir para ayudarlos". Los animales están a la intemperie. La joven solicita que las autoridades tomen cartas en el asunto y que alguien le dé un hogar provisorio o definitivo a las mascotas. Ella se haría cargo, pero aclara que ya tiene 10 perros. Lucía lleva casi un mes tratando de socorrer a los cuatro animales. Pide que alguien la ayude en esta empresa. Su cel. 154092172.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia