Que el título no provoque confusión porque, sin lugar a dudas, a la excelencia de muchas obras y grupos teatrales hay que sumarle la enorme respuesta del espectador salteño, merecedor de aplausos y "bises" tras diez días a puro escenario en la 30ª Fiesta Nacional del Teatro, que cerró el domingo en la noche.

Una historia, una actuación, muchos sentimientos expresados no tienen sentido sin un público expectante, curioso y crítico. Es lo que acentuó la coordinadora del encuentro y titular de la sede Salta del Instituto Nacional del Teatro (INT), Cristina Idiarte, durante la clausura que contó con autoridades de Cultura, el director ejecutivo nacional Guillermo Parodi y teatreros. "Una vez más la gente brindó el apoyo y la constancia a la actividad teatral independiente. Tanto que en algunos casos hubo que agregar funciones porque explotó la boletería, no solo en la capital sino en el interior, como Cafayate y Tartagal, con escenarios al aire libre, y las diez restantes ciudades que se sumaron. Que se tomen el trabajo de salir de casa, hacer fila y comprar una entrada demuestra el enorme interés que hay en la actividad", dice Idiarte.

Las tres décadas de esta fiesta se cumplieron en Salta bajo el lema "La celebración de la memoria", que no solamente giró en torno de recordar los años más oscuros de la Argentina, sino que cobró fuerte actualidad con temas que hablan de nuestro presente, como el rol de la mujer, el femicidio y el proceso de vida personal de los actores.

Ratificó el concepto de que "el teatro es para el público que busca una reflexión, una mirada más profunda sobre una gran diversidad temática y refuerza contenidos tanto hacia la gente como hacia los artistas, quienes debemos plantearnos constantemente nuestro lugar a la hora de subir a escena un trabajo".
Para Idiarte, la posición de actores, directores y guionistas implica una gran responsabilidad "porque somos testigos del tiempo que atravesamos y tenemos la obligación de mostrarlo. Todo tiene que ver con una propuesta fuerte que responda a lo que busca el público y, en eso, al teatro no lo iguala nada".

Buena organización
Para la directora y actriz, los resultados de esta fiesta fueron "positivos y sin fisuras porque hace mucho tiempo que lo preparamos y organizamos. Todo lo que implica recibir a tantas compañías, cargas, proceso de producción de cada una y otros detalles fueron elaborados exhaustivamente. Y si hay algo que debemos ajustar para próximos encuentros son los horarios de funciones", dice.

Explicó que el INT tiene un programa de trabajo y apoyo económico fuerte tanto para la Fiesta Nacional como para el circuito teatral que en Salta se denomina Late Alto. "Es importante remarcar que esta fiesta nació de los propios teatristas y no desde el Estado. Luego, con la ley de creación del INT, se dispone apuntalar la actividad no por lo que implica la fiesta sino por el peso de ser un testimonio".

Idiarte fue contundente al afirmar anoche que "la fiesta pasó por Salta para confirmar que el equipo está a la altura de lo que hoy se exige. Pasó por Salta despertando interés en el público y deja un importante panorama de lo que significa el teatro en el país; es un verdadero testimonio".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora