En la versión que hace de muchas canciones, una "fantástica fantástica fiesta", la certeza de que "amar es un milagro" y la sensación de que "el corazón tiene agujeritos" se poetizan en ritmo de tango. El responsable de reciclar estas canciones es Oscar Lajad, un actor salteño que triunfa en la escena porteña con "Tango corrupto", la obra teatral de la cual es autor, productor y protagonista. El espectáculo ya ganó tres premios Ace (Asociación de Cronistas del Espectáculo) y uno de ellos fue para Lajad como revelación masculina. También ganó cinco premios Hugo, y uno de ellos fue para el salteño como protagonista masculino. Además, codirige junto a Darío Petruzio la escuela de teatro musical Act&Art y participó de espectáculos internacionales como "Chicago", "Hairspray", "El joven Frankenstein", "El violinista en el tejado" y "Fiebre de sábado por la noche".

Estuvo hace unos días en Salta y habló con El Tribuno sobre su carrera. Quiere traer a su provincia su "Tango corrupto" y mostrarle al público algo de todo lo que ha hecho en veinte años sobre las tablas.

¿Cómo comenzó tu carrera?
Comenzó hace muchos años en Salta, de la mano de Rafael Monti y Claudia Mendía. Ellos fueron mis primeros maestros de teatro. Después anduve en Tucumán donde estudié durante un año y ahí decidí dedicarme a ser actor. Luego, en Buenos Aires, estudié canto, danza y teatro en el Conservatorio. Empecé mi carrera hace veinte años y estuve en la calle Corrientes donde hice varios espectáculos con Enrique Pinti. Estuve en musicales que venían de afuera como "Chicago", "Hairspray", "El joven Frankenstein", "El violinista en el tejado", Fiebre de sábado por la noche". Y estuve en otros espectáculos con Nito Artaza, entre otros...

Y además de actuar, también bailás y cantás...
Mi vocación es la de cantar y ser actor pero sabía que se necesitaban bailarines para los espectáculos y como necesitaba laburo me puse a estudiar baile. Entonces a algunos espectáculos entré como bailarín pero, a la hora de hacer un sketch o cantar una canción, era el que dentro del elenco podía hacer varias cosas.

Y después comenzaste con tus propios proyectos...
Sí, paralelamente a estos trabajos grandes de superproducciones tenía mis proyectos personales, mis shows en teatros más chiquitos o en cafés concert. Uno de ellos, el último, es "Tango corrupto". Lo hago con Julio Panno y es un espectáculo con el que gané un premio Ace como revelación masculina. La obra ganó tres premios en total y cinco premios Hugo, uno de esos fue para mí en la categoría protagonista masculino en musical.

Contanos más sobre "Tango corrupto"...
Mi rol ahí es autoral, de producción y también soy el protagonista. Además, están Sandra Guida, una artista internacional, y los músicos en vivo. Hay una orquesta en escena y cantantes con los que hablamos un poco y cantamos temas populares que nunca han sido considerados poéticamente profundos. Nosotros decimos que en "Tango corrupto" reivindicamos canciones adaptándolas al ritmo del dos por cuatro. Son esos temas que por ahí bailaste en una fiesta y nunca le diste bolilla a la letra. Entonces las transformamos en tangos. Con la vibra y el tiempo que te da para frasear las letras, cobran otra relevancia. La gente comienza a escuchar y se ríe porque reconoce por ejemplo un tema de Rodrigo y dice: "Mirá vos lo que decía la letra". Hay canciones de Xuxa, de Gilda, de Rafaela Carrá, de Chiquititas...

¿Y cuándo lo traen a Salta?
Estamos tratando de traer este espectáculo a Salta y quizás sea posible en febrero, si no un poco más adelante. Pero seguro venimos. El show gusta muchísimo y hay gente que nos va a ver varias veces. En "Tango corrupto" hablo de lo que es la vida en Salta, hablo de cuando era chico y de los tiempos... De esto que se dice siempre de que en Buenos Aires uno corre tanto... Se vuelve un poco entre evocativo de la infancia, de épocas en las que uno no corría tanto, aunque también los tiempos cambiaron y en general todos corremos. Charlando con Claudia Mendía, decíamos que lo que yo cuento es lo que hoy sería un pueblo del interior.

¿Y tu personaje quién es?
Soy yo. Un actor cantor, trovador canoro, ambientado en una orquesta de tango del 40. Yo con algunas licencias de ficción pero basadas en historias y vivencias mías y de Julio Panno, quien es el coautor conmigo. Y el director, quien también se crió en el interior de la provincia de Buenos Aires. Así que entre los tres encontramos algunos lugares comunes en esto del sentir y de esta cosa más campera o más tranquila.

Estás en una etapa de la carrera bien distinta a la anterior, de más creatividad...
Sí, la verdad que sí. El último musical grande en el que estuve fue "Chicago", primero había estado en el 2001 y después en el 2011. Y últimamente estaba centrado en producciones mías, por una cuestión de que hice un montón de cosas como elenco y quería hacer algo más desde la creatividad y las ganas de hacer solo las cosas que estaba convencido de que quería hacer. Y el año que viene, con esta obra, vamos a estar en la calle Corrientes, en el Teatro Tabarís.

¿Cuáles son tus desafíos como actor ahora que ya hiciste casi todo?
Ahora, gracias a los premios, se me están abriendo otros espacios. Por ejemplo, en noviembre y diciembre voy a estar en un espectáculo de radioteatro en el Teatro Cervantes con Nora Cárpena y Claudio Gallardou, entre otros. Y tengo algunos proyectos para hacer a futuro, pero mi proyecto principal es este, "Tango corrupto", porque sentimos que aún tenemos bastante camino por recorrer. Estrenó en abril de este año, después de una función de preestreno que se hizo el año pasado. Pasaron muchas cosas en muy poco tiempo.

¿Qué es lo que más disfrutás de este momento?
Está bueno el reconocimiento después de tantos años de trabajar. Si bien uno siempre trabajó a full, cuando se da el reconocimiento de los colegas y de los cronistas de espectáculos te ayuda mucho, se abren puertas, comenzás a relacionarte más y hace que la gente se interese más en venir a ver el show. No hay que creerse nada, pero es un incentivo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora