Carlos Ponce Peñalva tiene esas particulares características de la gran mayoría de los artistas plásticos: timidez, humildad y pocas palabras. Sin embargo, lo último no impide que se exprese a través de sus esculturas con la contundencia de la piedra, del metal y de la madera que trabaja.
Dos de sus obras se pueden ver desde el miércoles, junto a muchas otras, en el Paseo de las esculturas, en Galería El Palacio (Mitre 37), en una de las tantas muestras que la 39ª edición del Abril Cultural incorporó en su amplia grilla de presentaciones.
Satisfecho con poder compartir esta exposición con sus colegas, tiene la mirada puesta en el ser, en la persona, su entorno y espiritualidad. Por eso eligió para esta ocasión mostrar "Los músicos" (madera y piedra de aproximadamente un 1,40 metro de alto) y "Canción a la Luna".
"Es un mes en el que la actividad cultural de la provincia está en ebullición; es un florecimiento y una renovación para los mismos artistas, que sueltan su creatividad hacia la gente", le dice a El Tribuno.
Cuenta que últimamente está dedicado a moldear piedras y maderas. "Combino ambos materiales y formas para trasladar al espectador lo que me interesa transmitir", dice. Es el caso de ambas obras, de estilo contemporáneo, que entremezclan no solo los materiales sino las líneas, formas y espacios en libertad, que le dan movilidad a la pieza.

Plástica y naturaleza
Ponce Peñalva tiene obras "desparramadas" por la provincia, en lugares públicos y privados, y también por Buenos Aires. "No es fácil dedicarse al arte o vivir de él, pero cada vez hay más inserción y, en ese sentido, hay también un público siempre interesado en atesorarlo. Y muchos jóvenes que eligen seguir el camino artístico", dice aludiendo a la tarea de profesor que desarrolló en otros tiempos.
Para este artista, que también tuvo etapas de pintor y cuyo cuadro de su autoría "El Milagro y el pueblo salteño" fue entregado al papa Juan Pablo II en su visita a Salta en 1987, "en la gente hay una fuerte necesidad de retornar a la raíz, a la realidad y al contacto con lo natural frente a tanta virtualidad. Esto, desde el taller, se pone de manifiesto al trabajar materiales propios de la naturaleza", concluye el escultor que en sus trabajos armoniza la contemporaneidad con las formas clásicas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia