Ayer en la avenida Reyes Católicos al 1300, sobre la platabanda del canal de los Manzanos, recolocaron en su sitial el busto del escritor Miguel de Cervantes Saavedra. El acto y la bendición de la escultura se realizaron la víspera del Día del Idioma, que se conmemora hoy en homenaje a la muerte de Cervantes Saavedra.
Este escritor español contribuyó al engrandecimiento de la lengua española con su obra "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha". Según los críticos literarios esta novela, publicada en 1605, logró consolidar la lengua española en el mundo y su autor consiguió con ella ingresar en el cánon de la literatura universal.
Miguel de Cervantes Saavedra fue un hombre de visibles contradicciones, soldado por desafuero, novelista por convicción, poeta irónico y certero, dramaturgo.
El también dramaturgo y novelista francés Víctor Hugo dijo una vez que Cervantes Saavedra había sido un escritor "océano", por lo "sin límites, profundo y con monstruos" de su universo ficcional.
En diálogo con El Tribuno, la profesora María Silvia Ortiz de Ramos, miembro del Instituto Salteño de Letras Hispánicas y oradora principal del acto, refirió que el hombre siempre va a sentirse interpelado por el Quijote, porque es el signo de la coherencia. "El verdadero sentido de la locura del Quijote era la vida. La vida lo trastornaba, lo mareaba, pero él siguió adelante. Tenía un sueño, un compromiso, y luchó por él. Luchó contra los molinos de viento, que si existían, pero su ilusión era contender con los gigantes. Luchó contra los libros de caballería que habían atiborrado las mentes de todos sus coetáneos", evaluó. Acerca de Cervantes Saavedra destacó que "se erigió como alguien moderno que puso a España de pie cuando esta ya estaba sufriendo su decadencia. Además la llevó a otros dominios, la hizo conocer otros idiomas en el papel de un personaje que resume el espíritu español. Era un hidalgo pobre, pero un caballero; era un hombre de la vida, pero esgrimió las armas".
Los idiomas no son entes estáticos, sino en constante transformación. Basta observar las jergas juveniles, los desplazamientos de significación de ciertas palabras y el desarrollo de los campos semánticos que conlleva la tecnología. También a estas adaptaciones que dependen de las vivencias y definiciones de la gente se refirió la profesora Ortiz de Ramos.
"Si todo lo queremos explicar y consensuar se pierde la lengua española. Tenemos que recuperar el objetivo de Antonio Nebrija cuando pensó la gramática española. Él le dijo a la reina de Castilla: 'Esto va a hacer que en todo su reino la lengua se mantenga'. Salvó a la lengua y le dio una continuidad. Los errores actuales no tienen que escolarizarse, ni permitirse", enunció.

El legado
Al acto asistieron la vicecónsul de España, Paula Lorena Martínez Sanin; el presbítero Federico Prémoli, alumnos, directivos y docentes de las escuelas N° 4646 Paula Albarracín de Sarmiento y N° 4013 Miguel de Cervantes Saavedra; e integrantes de la comisión directiva y miembros del Instituto Salteño de Letras Hispánicas.
El espacio donde se emplaza el busto de Cervantes Saavedra es muy concurrido durante el día por personas que realizan ejercicios físicos. ¿Mirarán siquiera a este hombre que no pudo cruzar el Atlántico pero fue capaz de crear uno de los personajes más universales de la literatura? "Vaya a saber si esto tiene voz suficiente para llamar a la reflexión. El mundo actual está acostumbrado a quedarse en la superficie de las cosas. La meditación, que es producto también del silencio, no tiene lugar si estamos en el ruido", concluyó Ortiz de Ramos.


El Manco de Lepanto: el soldado, novelista, poeta y dramaturgo nació en Alcalá de Henares el 29 de septiembre de 1547 y murió en Madrid el 22 de abril de 1616.


“Don Quijote de la Mancha”: es la primera novela moderna y una de las mejores obras de la literatura universal. Además, el libro más editado y traducido, luego de la Biblia.

La parodia de un género: Cervantes creó un género vivaz, la novela polifónica, donde se superponen cosmovisiones y puntos de vista hasta confundirse en complejidad con la realidad.

68 años tenía Miguel de Cervantes Saavedra cuando falleció, por complicaciones de la diabetes.

¿Coincidencia? Se dice que Cervantes y William Shakespeare fallecieron el mismo día, aunque aquel murió el 22 de abril y este el 23.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia