"Nadie es un imbécil de profesión", dice Umberto Eco en una de las columnas que reúne la sorpresa final que dejó para sus lectores. El escritor y semiólogo italiano murió el 19 de febrero, pero dejó una obra póstuma:"Pape Satán Aleppe. Cronache di una società liquida", que en su primer día en las librerías, el 26 de febrero, batió todos los récords en Italia al vender nada menos que 75.000 copias y ya es best seller.
A finales del pasado mes de noviembre, Umberto Eco —junto a Sandro Veronesi, Hanif Kureishi y Tahar Ben Jelloun— decidió fundar una nueva editorial, La nave di Teseo, tras oponerse sin éxito a la fusión entre Mondadori y el grupo RCS. Fue la última batalla de un escritor que desde hacía dos años luchaba contra el cáncer sin perder jamás tres de los rasgos de su carácter: la curiosidad, la ironía y un vaso de whisky . "Ha trabajado hasta el final", contaba ayer el editor Mario Andreose, "exceptuando los tres últimos días. Escribía y escribía, era un trabajador formidable. A pesar de que desde hacía dos años tenía problemas de salud, continuaba trabajando". En su libro póstumo Pape Satàn Aleppe —construido a partir de las columnas que publicaba en el semanario L'Espresso—, está, según su editor, "la historia de los últimos 15 años, de ahí su subtítulo: Crónicas de una sociedad líquida". Dice su editor que hay pasajes que son de una comicidad espléndida, y otros en los que Eco "analiza la identidad del papa Francisco, al que tenía en gran estima". Su publicación se ha adelantado al próximo fin de semana.
En un solo día, el libro póstumo de Umberto Eco es récord de ventas
En Italia.

La obra, publicada por La Nave de Teseo, una pequeña editorial que el mismo Eco cofundó junto con la editora Elisabett Sgarbi, se titula Pape Satan Aleppe. Cronache di una società liquida (Pape Satán Aleppe, crónicas de una sociedad líquida), tiene 470 páginas y reúne las columnas que el autor de El nombre de la rosa escribió en los últimos quince años para el semanario italiano L'Expresso. "Me parece que todos (o casi todos) los textos que recopilo en este libro pueden ser entendidos como reflexiones sobre fenómenos de nuestra sociedad", explica el escritor en el prólogo.

Los textos muestran a un Eco preocupado por el rumbo que está tomando el mundo, marcado por la crisis de las ideologías y por un individualismo extremo, además de por una sociedad confundida que no puede encontrar el camino. Entre todos los temas que se tocan, aparece también el Papa Francisco, a quien Eco califica de "jesuita paraguayo".

Otras de las cosas que el autor explica en la introducción de esta obra es el por qué del título -Pape Satán Aleppe es una cita tomada de La Divina Comedia de Dante Alighieri-. Explica Eco que aunque muchos críticos trataron de encontrar el sentido de ese verso, la consideración general es que no tiene un significado preciso, "pero son palabras que confunden ideas y pueden prestarse a cualquier diablura", dice. Por eso, cuenta el escritor, "me pareció cómodo usarlas como título de esta recopilación que, no tanto por mi culpa sino por la de los tiempos, está desconectada y refleja la naturaleza líquida de estos últimos quince años".

Los ensayos están ordenados siguiendo un criterio temático: celulares, complots, medios de masas, la muerte, el odio, la educación, los libros, la religión y la filosofía, entre muchos otros temas.

En el capítulo dedicado a las redes sociales, en una columna que se hizo famosa en su momento y en la que Eco dijo que "la red está superpoblada de imbéciles", se puede leer: "Nadie es un imbécil de profesión -salvo excepciones- pero una persona que es un óptimo cirujano o empleado bancario puede, sobre argumentos en los que no es competente o sobre los que no ha razonado bastante, decir estupideces".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora