La de León Sartorelli es una historia de bajo perfil pero de fuerte presencia, como su dueño. Hace unos seis años comenzó -el 6 de octubre es el aniversario-, cuando León abría, humildemente, la primera versión de La Musa, el bar del Paseo de los Poetas. Era un pequeño salón por entonces, pero su corazón era tan grande y latía tan fuerte que tuvo que trasladarse a otro mayor, donde ahora se encuentra este local que se convirtió en un lugar emblemático para la actividad cultural de la ciudad.
Hace unos meses, Sartorelli anunció su alejamiento de las actividades culturales por problemas de salud. Y no fueron pocas las voces que clamaron ante el inevitable cierre de La Musa. Es que por allí pasaron los nuevos creadores del canto popular, pero también los del jazz y los de la trova. Y no estuvieron solos, sino que fueron acompañados de grandes figuras nacionales que compartieron el mismo escenario. Un escenario que sumó presentaciones de libros, muestras plásticas, danzas y teatro, obligándolo a salir de las cuatro paredes para mostrarse en la propia vereda del Paseo.
Por suerte, León nos adelanta que las puertas de La Musa no se cerrarán, y menos aún las expresiones culturales. De eso nos cuenta, y del viaje por estos seis años, acompañado de la bohemia salteña; sobre todo de la joven bohemia de la ciudad.

¿Cómo te sentís después de este viaje de seis años?

Re bien; o sea, más allá del problema de salud. Por la cantidad de amigos, por la movida musical, los artistas, la fuerte relación con toda esta gente que hace cultura en Salta. Fue buenísimo. Los periodistas, los medios, siempre estuvieron, en las buenas y en las malas... ¡Estuvo muy bueno todo eso!

Vos ya habías tenido bares...

Anteriormente tenía uno en Santa Victoria Esta, pero era un barcito chico. Tuve otro en La Caldera, que sigue funcionando. Y antes uno de Córdoba.

¿Pero sabías lo que ibas a hacer cuando abriste La Musa?

No sabía. Siempre fue algo que quería hacer pero no sabía cómo. Cuando empezó La Musa, fue con un garaje. Era muy chiquito, no daba. Pero nos dimos maña y en los días de calor hacíamos recitales afuera, con la Mara y Folespor. No estaba planeado hacer un bar como fue La Musa. Se fue dando, los músicos se me acercaban a proponer sus cosas, y viendo lo que se necesitaba era un lugar para tocar, cuando se dio la oportunidad de ir a un salón más grande, sin dudar lo abrimos y largamos los espectáculos. Y de ahí fue sola... Hubo no solo música, sino muchas presentaciones de libros, de revistas... Todas las actividades de la bohemia de Salta, con Juan Ahuerma y sus amistades a la cabeza, firmes con sus intentos. Después, la actividad era tanta que se fue abriendo hacia el mismo Paseo también. Inclusive en La Musa funcionaron las reuniones de la agrupación MIAS, los músicos independientes, donde estaba gente como Adrián Moroni y Santiago Lamagna...

Bueno, sobre todo fue un referente para artistas jóvenes.

Se fueron acercando los jóvenes, muchos estudiantes de Humanidades de la Universidad que estaban haciendo sus cosas en otros lados, pero querían sumarse a las cosas que pasaban en el Paseo. No es que surgieron ahí, pero los convocó a todos la onda de La Musa. A mí me sorprendió desde un principio la cantidad de actividades que hay en Salta. Por ejemplo me sorprendió mucho la movida del jazz. ¡Tantos músicos muy buenos de jazz que hay en Salta! Fue bueno conocer a Mirko Petroccelli, una persona de un apellido arraigado al folclore que sin embargo tiene una relación como la que tiene con el jazz, me sorprendió. Es que uno sabe que en Salta hay por supuesto folclore, trova... pero ¿jazz? Es sorprendente.

¿Y con qué te vas ahora?

Y... Hubo tantos comentarios buenos, tantas buenas amistades. Eso ya es ganancia... Aunque todavía no está cerrado, la gente que compró dice que va seguir con la onda.

Y... ¿cuál fue el secreto?

Es que Salta siempre ha tenido lugares así. La gente busca crear sus sitios, no es que yo lo haya creado, los artistas mismos fueron. Así nacieron Viruta y Vino, el 1140, Balderrama... Es la misma bohemia de Salta la que va creando sus lugares.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora