Las obras de Federico Kirschbaum son una invitación a descubrir. Desde el campo de la abstracción, el artista juega con las luces y sombras, con los colores, con las formas y el azar. De este lado de la pintura, al espectador le toca decodificar o, simplemente, dejarse envolver por el asombro.
El joven artista -ganador en 2012 de una mención en el Salón Provincial de Artes Visuales- presentará a partir del martes 5 de agosto, en la Casa de la Cultura (Caseros 460), una nueva exposición que llamó "Entrelíneas", con pinturas que van más allá de lo evidente. Al respecto, el artista señaló: "Me gusta observar cómo el espectador encuentra significados en mis obras, significados que generalmente piensa que tienen que ver conmigo, pero estoy convencido de que todo lo que interpretamos tiene que ver con el mismo sujeto que interpreta. Está todo dado para que el espectador 'se lea entre líneas'".
Kirschbaum comenzó a pintar en 2009, impulsado por la curiosidad: "Admiraba a las personas que tenían talento artístico. Mi primer idea fue hacer una obra propia para mi casa, quería algo especial y significativo, algo propio: hice una flor. Después me dieron ganas de tener obras para las otras paredes. Cuando llené mi casa de pinturas (sucedió rápido porque era una casa chica), empecé a pintar sin un objetivo predeterminado. Ya no necesitaba el producto final, solamente buscaba el placer de hacerlo".
Desde entonces, Kirschbaum participó en muchas muestras colectivas. Las más recientes fueron "Weekend" y "Delay". En 2013 hizo su primera exposición individual que se llamó "Baileyana".
Federico Kirschbaum realiza sus obras acodado en una certeza fundamental: hay que darle espacio al azar, porque el azar es básicamente apertura. "A simple vista en mis obras todo es azar: me dejo llevar mientas estoy con las pinturas. De hecho, me gusta jugar con el error, pero soy alguien que piensa mucho, así que quizás haya muchas cosas que se fueron gestando desde antes y el azar y la improvisación se mezclan con un proceso que comenzó mucho antes, incluso quizás antes de que yo me diera cuenta", precisó. Esta experiencia va de la mano con su vínculo personal con el arte: "La obra es el efecto secundario del placer que me genera pintar", afirma distendido.
Con respecto a la paleta de colores de "Entrelíneas", señaló el autor: "A diferencia de series anteriores, esta es bastante más homogénea. Siento que hay más síntesis entre la materia y la forma".

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia