Unos 300 cines independientes de los Estados Unidos proyectan el polémico filme The Interview (La entrevista), cuyo estreno se canceló tras un ciberataque a la compañía Sony Pictures Entertainment y amenazas contra las salas que ofrecieran la cinta.

SPE, productora y distribuidora de la película a través de filiales, anunció el pasado 17 de diciembre la cancelación del estreno, previsto para el 25 de diciembre, después de que las principales salas de cine del país rechazaran el filme por el temor a un acto terrorista.

Un grupo llamado "Guardians of Peace" ("Guardianes de la Paz"), responsable del ciberataque el 24 de noviembre, advirtió de que sembraría el terror en los cines que mostraran la cinta y comparó su plan con los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Sin embargo, varios cines independientes, como El Plaza Theater de Atlanta y The Alamo Drafthouse en Dallas, adelantaron sus planes para proyectar el filme el Día de Navidad.

Sony autorizó el estreno de The Interview a esos cines, a los que horas más tarde se sumaron salas independientes y minoritarias de todo el país, incluida The Bijou, del cineasta Michael Moore, que envió un mensaje en la social Twitter condenando la censura.

Hasta 3.000 cines de las principales cadenas del país tenían previsto emitir la película antes de echarse atrás, en respuesta a las amenazas de los "hackers" (piratas informáticos).

La película está ahora disponible en las plataformas digitales Google Play, YouTube Movies, Xbox vídeo, así como en el sitio www.seetheinterview.com.

The Interview es una comedia de Seth Rogen y James Franco que relata un complot de los Estados Unidos para que dos periodistas que consiguen una entrevista con el dictador norcoreano Kim Jong-un aprovechen la cita para asesinar al dirigente comunista.

El estreno fue suspendido después de que Sony sufriera un ciberataque que el gobierno de los EEUU atribuye a Corea del Norte, cuyo régimen llegó a tildar la película de "acto de guerra". En el ciberataque, los "hackers" robaron -entre otros datos- números de identificación fiscal y partes médicos de más de 3.000 empleados de la compañía. Además, los piratas se apropiaron de cinco nuevas películas de Sony.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aplaudió este martes la decisión de Sony de autorizar la proyección del filme en cines independientes. "Como el presidente dejó claro, somos un país que cree en la libertad de expresión y el derecho de expresión artística", indicó un vocero de la Casa Blanca, Eric Schultz.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora