A medida que los artistas construyen un nombre y una trayectoria suelen blindarse. No es el caso de Fito Páez, que le dedicó su último disco a Charly García: su maestro, su amigo, su faro. Rock and Roll Revolution (RRR) nació algo desorientado pero, en medio del camino, hasta que el influjo de Charly puso las cosas en su lugar. "En el proceso de grabación aparecía él en un acorde, en una frase. Teníamos que decidir algo y decíamos 'Charly lo haría así'. No fue algo premeditado o planeado... Fue algo que sucedió", le explicó Fito a El Tribuno. En su percepción de la música como un espacio sagrado de conexión con el mundo y con él mismo, Fito ve en Charly a su chamán.

RRR es "el álbum de un hombre que sabe lo que quiere y lo que no". Fito lo sacó de gira el año pasado y ya recorrió México, Cuba, Colombia y varias provincias argentinas. Hoy es el turno de Salta. El recital será esta noche, a las 21.30, en el Teatro del Huerto (Pueyrredón 175).

Acerca de Charly García dijiste una vez: "Me devolvió mi identidad cuando no sabía quién era" ¿Por qué sentiste que era el momento de dedicarle un disco?

La presencia de García en RRR no fue algo premeditado o planeado... fue algo que sucedió. Durante todo el proceso de grabación de maquetas yo estaba muy mal. Me sentía perdido, muy perdido, y en ese sentido Charly me devolvió la identidad, me puso en mi lugar de nuevo. En el proceso de grabación aparecía él, en un acorde, en una frase. Constantemente sentíamos con Diego Olivero, con quien trabajamos juntos todo el disco, su presencia... De pronto, teníamos que decidir algo y decíamos 'Charly lo haría así'. Nos reíamos mucho, fue muy impresionante y así fue creciendo hasta que apareció esa foto hermosa y contundente de Andy Cherniavsky mostrandolo a Charly de rodillas en medio del escenario, poniendo el cuerpo como un chamán mostrando a su tribu que él no le tiene miedo a nada ni a nadie. Charly García es un tesoro musical que las nuevas y viejas generaciones deben revisar una y otra vez.

No es común toparse con artistas que dediquen su tiempo a destacar las virtudes de sus colegas. No es tu caso. Siempre hablaste de Litto Nebbia, de Spinetta y de Charly con respeto y admiración. ¿Cómo procesás vos esas conexiones?

Es que por ellos estoy acá, haciendo lo que hago. A los 14 años lo vi a Charly en vivo en Rosario, tirado sobre el piano con una rosa entre los dientes. ¡Dios mío lo que era eso! La modernidad total. ¡La libertad! Y a las dos semanas lo vi a Luis Alberto. Fue tremendo lo que me pasó. Salí de ahi y lo supe: Yo quiero hacer eso. Y así arrancó mi vida con la música. Imaginate lo fundamentales que son.

RRR es el álbum número 31 en tu carrera y para muchos es tu disco más rockero (al menos de las últimas décadas). ¿Buscaste desde la génesis sonar así de fuerte y limpio, y de contundente y sintético?

No hay un plan. Los discos suceden de determinada manera. Era un momento muy especial y ese momento sonaba así como suena Rock and Roll Revolution. Yo cada vez sé menos sobre por qué o cómo hago las cosas.

Siempre decís que Charly fue tu maestro. ¿Cómo fue ese momento preciso en el que le mostraste el disco y las canciones?

Fue divino, muy emocionante. Lo invitamos al estudio, pusimos la foto de la tapa del disco y lo escuchamos juntos. Le gustó mucho, se divirtió. ¡Imaginate lo que fue eso para mí! Su mirada en este disco es todo. Fue una noche inolvidable, nos reímos mucho, la pasamos muy bien. Tomamos unas copas con amigos, fue muy hermoso.

Dijiste que Rock and Roll Revolution es un álbum de afirmaciones y declaraciones de puntos de vista. ¿Cuáles son esas certezas con las que convivís hoy en relación a la música?

Yo no me programo y digo "bueno, ahora voy a hacer canciones para grabar un disco". Yo vivo haciendo canciones, vivo y revivo siempre la misma situación: un flaco solo dentro de una habitación sentado al piano, buscando el misterio de la música, encontrándome con ella. Ese encuentro es sagrado y ahí está todo. Si eso no pasa, ¿cómo hacés música? Hablan de "carrera" ¿Carrera adónde? ¿Adónde corrés? No existen las carreras, existe esa conexión sagrada con la música. Ahí está todo. Los discos son una consecuencia de todo eso.

El Fito de los 80 se parece en algo al Charly de la tapa de RRR. Mirando atrás, ¿qué significó y que significa hoy para vos ser rockero?

Mirá, no sé que significa para el resto del mundo, para mí el rock es todo aquello que se anima a mover las cosas de lugar, a decir cosas que otros no dicen, a armar un poco de lío en el barrio. Cuando eso sucede, decís "tiene rock".

RRR llegó al rato nomás de Yo te amo. Pasaste de la ternura al rock furioso, apasionado y visceral. ¿Tu música es primordialmente autorreferencial?

El amor es esa fuerza inmanente, visible a través de los ojos de todo lo que vive, que resiste cualquier vendaval y cura todas las heridas. Me he propuesto vivir en y con el amor. No importa lo que cueste ni lo que crean los demás. Entre todos los efluvios pasionales, el amor es el más misterioso y peligroso porque nos lo metemos en la boca intentando disfrutar su sabor y las cosas no siempre resultan bien.

Rock & Roll Revolution es un disco dedicado a Charly García, es un álbum de un hombre que sabe lo que quiere y lo que no. Siempre hablás de vos, de tus amigos, de lo que estás leyendo, de la película que viste. Es inevitable... De la misma manera que la música, la letra cuenta un momento y las dos cosas arman la historia completa que cuenta un álbum, como si fuera una película. Es por eso que hay canciones que quedan fuera de un disco, porque no están contando la historia de ese momento.

¿Qué clase de amor son Margarita y Martín para vos? ¿Cambiaron tu manera de ver el mundo? ¿La música esta en sus genes?

Margarita y Martín son el amor de mi vida. Cada uno tiene sus pasiones, su carácter. Margarita toca el piano; Martín pinta y es fotógrafo. Y ahí están los dos, creciendo rápido y hermosos. Martín se la pasa sacando fotos en concierto. A su manera está todo el tiempo vinculado a la música. Comparten conmigo giras, ensayos, conciertos... Siempre que el colegio les da tiempo están cerca de mí. Los dos mejoran todo.

El tema del amor es el tema central en la vida de un hombre. Martín está en Sos más y Margarita en su canción y video de Yo Te Amo, el disco anterior. Mis hijos son una fuente de amor inagotable. Todo lo tiñen con ese calor natural que emanan. Entonces todo siempre termina bien. Los criamos con sus mamás en la posibilidad que el amor todo lo cura y recupera. Quiero que mis hijos se lleven eso de mí. Que crezcan sin resentimientos. Que sean sanos y seguros y que disfruten la vida y el amor. Que no especulen y que no mientan. Allí radica todo, en la honestidad y la capacidad de poder acompañar a la gente amada todo lo que dure el viaje.

Músicos en escena

El álbum RRR y la gira cuentan con la participación de Gaby Carámbula en guitarra eléctrica, Mariano Otero en bajo, Gastón Baremberg en batería, Juan Absatz y Deborah Dixon en coros, Diego Olivero en guitarras, bajo y drum machine y Fito Paez en piano, Wurlitzer, Mini Moog, Hammond.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora