Sentado en la sala de entrevistas, tomando un pocillito de café y revisando su celular, el Flaco Pailos parece un tipo serio cualquiera. Hasta que levanta la vista, te clava los ojos celestes y te saluda "en cordobés". A partir de ese momento es imposible disociarlo de los personajes hilarantes que lo hemos visto construir en escena. Pailos lleva más de veinte años recorriendo el país con sus shows y -como pasa con todo humorista de buena cepa- su nombre ya es una marca registrada. El Flaco es "dios", es el "romano", es el "pirata", es "el prócer", es -primordialmente - "el borracho"... pero ante todo es Pailos. En cada espectáculo que estrena saca de la manga un nuevo personaje que instala el tema alrededor del cual girará el show, matizado siempre de canciones. Con la puntualidad que lo caracteriza (sale de gira todos los años), el cordobés desembarcó ayer en el Teatro del Huerto con su nueva propuesta "20 años de humor ¡Que lo pailó!". Hoy viernes ofrecerá una nueva función, a las 22, en Pueyrredón 175.
Pisando los 50 años, a diferencia de otros colegas, Pailos se declara alejado de la política. Actualmente alterna sus giras nacionales con un programa de radio que hace en una emisora cordobesa y con el trabajo autoral (está escribiendo una comedia).

Tu curriculum como humorista se remonta 20 años atrás...
En realidad son veinte años y un poco más, porque según mis cálculos, mi carrera comenzó a fines de 1993. Empecé a incursionar en el humor de pura casualidad. Yo tenía un trío de guitarra, percusión y bajo y tocábamos en pubs. Hacíamos temas nuestros y covers. Un día estábamos tocando y la gente no nos daba un tronco de bola. A mí se me ocurrió contar un chiste del Negro Álvarez (soy su fan número uno). Y vi que la gente empezaba a prestarnos atención. Así que lo tomamos como metodología: tres temas y un chiste. Empezamos así, hasta que el humor superó a la música. Después ese grupo se disolvió y armé otro. A partir de 2005 empecé a hacer teatro.

A la hora de elegir el repertorio ¿pensás como Mirtha Legrand que el público se renueva?
Generalmente armo los espectáculos para Carlos Paz y después hacemos la gira. Siempre tienen una temática: dios, los piratas, los romanos, etc. Uno tiene un público cautivo. Repito algunos chistes, pero dejo pasar un par de años antes de volverlos a incluir. En este show presento un resumen de los últimos 20 años pero también tengo un personaje nuevo, que es un santiagueño que limpia y se pone a hablar huevadas. Después aparezco yo, el Flaco Pailos, con una valija y una guitarra. En este segmento vuelvo a ser el de mis comienzos, cuando me presentaba en el escenario con un bolso lleno de cosas que me servían para disparar un chiste: pelucas, remeras, espadas, sombreros, bigotes... Vuelvo a las fuentes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora