Las familias ensambladas son una realidad cada vez más común y la buena relación entre los exmaridos ya no resulta imposible de alcanzar.

Quién mejor que Florencia Peña ) para dar cuenta de esto, quien pudo sobreponerse a su separación de Mariano Otero, con quien tiene a sus hijos Tomás y Juan, para apostar nuevamente al amor de la mano de Ramiro Ponce de León: "La separación fue un proceso, pero con Mariano nos quisimos siempre y nos queremos mucho. Él tiene una mujer divina, Eugenia, que mis hijos adoran y yo también. Y eso me da paz porque está bueno que ellos estén cómodos cuando van con su papá. También quieren mucho a Ramiro. Está todo en armonía", reveló en diálogo con la revista Pronto.

Además, confesó que compartió momentos con sus hijos, su exesposo y la actual pareja del músico: "No se dio de ir a comer los cuatro porque Ramiro está mucho en Salta, pero sí he ido a comer con los chicos, Mariano y su mujer".

"No entiendo otra manera de vivir la vida. Para mí es el amor después del amor; esa definición de Fito Páez es perfecta. Me cuesta mucho entender cómo dos personas que se quisieron mucho, que tuvieron hijos y alguna vez se encontraron románticamente, se odien después. No me lo hubiera permitido, y Mariano tampoco. Nos queremos y me hace feliz que él esté bien. Me da paz. Se dio naturalmente, aunque es importante llevar a cabo los procesos", agregó.


Fuente: Ciudad

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora