Narra la Biblia que David venció al gigante Goliat solo con su honda y una piedra, de un certero golpe en la cabeza. Inspirado en ese relato es que se concibió el programa que la periodista María Laura Santillán presenta desde el año pasado, los domingos, en Todo Noticias (TN), con historias únicas de personas que enfrentan dificultades y obstáculos enormes, o que alcanzaron metas que parecían imposibles. Personas que son dueñas de una fuerza singular.

A ser parte de este ciclo de historias de pequeños gigantes fue convocado con gran tino Darío Francisco Calpanchay, el niño de 12 años que cautiva con la melodía del sikus al cielo y a la tierra, desde su San Antonio de los Cobres natal.

El programa, que se emitirá en abril, ya fue grabado en Buenos Aires, hasta donde llegó este niño prodigio de la Puna salteña a mostrar su arte y su talento, acompañado por Catalina, su mamá.
El Tribuno lo puso sobre relieve en sus páginas en diciembre pasado, luego de una visita a San Antonio, donde los vecinos destacaban al niño por su habilidad con el instrumento de viento.

Darío Francisco Calpanchay entiende a la música como el medio justo para expresar la magia de sus sueños. Para contarles a los turistas que llegan en tren hasta San Antonio de los Cobres, la esencia de su pueblo hecha de barro y viento. Sus cachetes curtidos por el sol y por el frío de la Puna impresionan, pero no como sus ojos. En sus ojos hay una gran profundidad...

En la escuela hogar Carlos Guido Spano de San Antonio, Francisco es muy popular. Además de ser un alumno aplicado, el año pasado se destacó por cantar en el Teatro Provincial de Salta nada menos que con César Isella, quién al conocer su talento por una nota publicada en El Clarín y por unos audios que le hicieron llegar, lo invitó a ser parte de un recital en octubre. Eso fue para el niño lo mismo que tocar el cielo con las manos.

Cuando conversamos con Francisco en su casa, en San Antonio, le preguntamos cómo empezó a tocar. Inmediatamente el nombre de su maestro, Sandro Martínez, se descolgó de sus labios. "A los 9 años yo vendía piedritas de la suerte a los turistas que llegaban en el Tren de las Nubes a la estación. Me di cuenta de que los chicos que cantaban coplas o tocaban un instrumento recibían más propinas y le pedí a mis padres que me compren un sikus. Me compraron uno de caño de pvc que era como de juguete. Pero me sirvió para aprender gracias a la buena enseñanza del profesor Sandro Martínez, fundador del grupo infantil Pukuna, que significa 'soplar'. Ahora el profe Sandro enseña en Río Negro, se lo extraña, él sabe de mi amor por el sikus". Esta entrañable mención hizo que la producción del programa "David y Goliat" reuniera en Buenos Aires al maestro y al alumno para un programa que aún no se emitió, pero que seguramente será inolvidable.

El profesor de música, oriundo de San Antonio, actualmente vive en Viedma y en las vacaciones suele visitar el pueblo que lo vio nacer y que tanto lo extraña. Sobre su participación en el programa de María Laura Santillán con su discípulo, Francisco Calpanchay, Sandro Martínez le dijo a una FM de Rio Negro: "el periodista le preguntó a Francisco quién le enseñó a tocar, el niño me nombró y dijo que ahora estaba en Viedma. Entonces me buscaron y me invitaron al programa de María Laura Santillán.

La verdad que me conmovió mucho el reconocimiento de este niño. Considerarme su maestro engrandece mi dignidad". Y agregó: "Nos encontramos en Buenos Aires invitados por la produccion de 'David y Goliat' y grabamos uno de los programas de este año. Es una experiencia que nos enriquece como músicos pero que no nos hace creer que es una explosión de fama ni mucho menos. Es una oportunidad de mostrar lo que se puede hacer con el arte y es un ejemplo para otros chicos como Francisco. Qué importante es para los padres el mensaje de luchar por el derecho de sus chicos a acceder al arte, una gran herramienta de desarrollo personal. Es muy importante que los medios hagan visibles estas experiencias, estos ejemplos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia