Joaquín Furriel es un actor con una ductilidad innegable. Desde el 26 de febrero la pantalla grande será testigo de ello cuando se estrene "El patrón: radiografía de un crimen". Allí, Furriel encarna a un peón de campo santiagueño que llega a Buenos Aires en busca de un futuro mejor, pero se encuentra con el dueño de una carnicería que lo obliga a vender mercadería en mal estado y somete a él y a su mujer a un grado de esclavitud impensado.
El caso, llevado al cine Sebastián Schindel, ocurrió en 1984 y fue suavizado para esta versión de la que también participan Luis Ziembrowski, Guillermo Pfening, Mónica Lairana y Victoria Rasposo.
"Yo sentía lejano al personaje desde lo físico, pero podía entender lo que le pasaba sensiblemente. Eso, sumado a mi formación, que está en algún lugar, que sé que lo tengo, porque me capacité para hacer este tipo de composiciones y la certeza casi obsesiva de Sebastián respecto de lo que conocía la historia me dio tranquilidad. La película me mostró que estaba en el mejor contexto para involucrarme. Porque lo que había que hacer con este personaje era involucrarse y mucho, para poder estar a la altura de un guión muy bien escrito y de un director que durante doce años estuvo esperando para poder filmar esta película", comenta Furriel, a quién se lo verá con ojos marrones y la dentadura desmejorada.
"Creo que al público le va a interesar mucho, es una historia que a todos nos toca de cerca de una manera o de otra- Además, para el que le gustan los policiales, es una película que tiene mucha tensión, mucha producción. Por otro lado, también habla de los vínculos humanos, cada vínculo cuenta mucho en la historia. Es una película de actuación, donde todo el elenco está involucrado actoralmente. En ese sentido, es una carta muy fuerte de presentación, independientemente de que mi trabajo puede llamar la atención porque estoy muy caracterizado", dice Furriel.
Para el film, trabajaste el léxico ¿eso te llevó a reflexionar sobre tu propia forma de expresión?
La palabra es mi material de laburo. Por supuesto no hablo de la misma manera si estoy haciendo una obra de Calderón de la Barca, con mis amigos, en una entrevista o si voy a la cancha a ver un partido de Racing, pero no es que soy distinto: me comunico de diferente manera.
¿Qué personaje clásico de teatro, que aún no hayas hecho, quisieras recrear?
La literatura es muy generosa en cuanto a los textos, así que desde ya, en mi vida actoral me gustaría transitar la mayor cantidad de textos posibles. De hecho, este año voy a hacer una comedia dirigida por Javier Daulte, con Muriel Santana y Gloria Carrá. Tengo muchas ganas, porque nunca hice comedia, pero para después de eso estoy pensando volver a un texto clásico, alguno de esos en los que uno se mete en una gran dificultad.
Ya habías trabajado con Daulte y con Santana en teatro
Sí. Me atrae mucho volver a trabajar con Javier después de la experiencia de "Lluvia constante" y con Muriel después de "La vida es sueño". La obra se llama "The money shot", todavía no tiene traducción al castellano. Es una comedia de Neil Labute, el que escribió "Gordas" o "La forma de la cosas". Es una comedia muy ácida, muy inteligentemente escrita. Y creo que el elenco que se armó va a ser muy potente, entendiendo lo que va a hacer Daulte con nosotros. Ya de pensarlo me causa gracia.
Es la primera vez que hacés comedia, pero has abordado personajes con cierto grado de humor.
Me parece que "El turco" era un personaje que abordaba el humor a su manera. Nacho, en "Señores Papis" tenía un humor corrosivo por momentos, por como lo trataba al nene, pero tenía humor. El personaje que voy a hacer ahora en la tira de Campanella tiene un humor bastante jodido, de ese que decís 'no podés hablar así'. Me atrae mucho. El humor que tiene Campanella me divierte mucho, es muy argentino.
¿Qué podés adelantarnos de ese proyecto?
Es un intendente que se candidatea a presidente. Es la historia de una venganza. Natalia (Oreiro) se tiene que vengar de este tipo que tiene más poder. Los protagonistas somos Natalia Oreiro, Benjamín Vicuña y yo. Además está Eduardo Blanco y un gran elenco. Comenzamos a grabar el 3 de marzo y dependerá de Tomás Yankelevich saber cuándo saldrá al aire.
¿Cómo sigue tu año?
Estoy comenzando el año con esta película, que para mí es muy importante y me gustó mucho hacer. Comienzo a grabar la tira de Campanella en breve. Calculo que en uno o dos meses se verá. En mayo comienzo a ensayar la comedia para teatro. Entre septiembre y octubre estreno "Cien años de perdón", una película española que me gustó mucho hacer.





¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora