Vengo a abrazarme con la gente", dice Georgina Barbarossa desde el ingenio El Tabacal. "Aquí me siento en Disneylandia", dice, radiante, al otro lado de la línea. Desde junio que está de gira por la región y dentro de ella, estará el sábado a las 22 en el Teatro del Huerto, Pueyrredón 175, con la comedia unipersonal "La decisión", escrita y dirigida por Alejandro Robino.
"Estoy tan feliz de volver a recorrer el país con una pieza como 'La Decisión', que le permite reírse a la gente. La risa sana las almas y eso te devuelve un gesto de cariño de la gente que es fabuloso. En esta gira nos estamos presentamos en todas ciudades y pueblitos que podemos. Como hacían los 'cómicos de la legua', ¿no? Estamos en el norte desde el 25 de junio y la verdad es que estoy re feliz, contenta. La gente me recibe donde sea que vayamos con un cariño y un respeto, con una admiración, que me hacen sentir, no sé, ¡Madonna! Salimos en una combi y vamos recorriendo pueblitos a los que de otra manera sería imposible llegar. ¡Tenemos un país tan vasto y tan maravilloso y esto de poder llevarle a la gente un poco de sueños, de entretenimientos, me pone feliz", asegura la actriz.
Este año Georgina encarnó uno de los personajes de la exitosa telenovela "Viudas e Hijos del rock", reconfirmando su popularidad y sobre todo su maestría para actuar. Su gira ya llegó al interior bonaerense y nuestra región comenzó en La Rioja y Catamarca. Ya se presentó en Metán, en Orán y en Jujuy.
Detrás de la risa, lo complejo
Greorgina nos confiesa que para elegir una obra, el texto "me tiene que enamorar. Si no te enamora a vos, es muy difícil que después logrés enamorar vos al público". Sin embargo, dice, la obra de Robino logra hacerle disfrutar cada una de las puestas. "Escribió de manera magistral al personaje de Adela que va hablando de cómo se hacen los preparativos para una boda. Está escrita en clave de comedia negra, y el humor le permite que sea una obra mucho más profunda. Adela está muy loca, muy loca, pero es divertido lo que pasa. En los primeros minutos no se entiende, hasta que agarrás el código del delirio de Adela. Es fascinante cuando la gente se suma y comienza a reír y a reír. Porque el texto es inaudito, insólito y como monólogo, es muy exigente en lo corporal", cuenta Georgina.
La puesta en escena muestra al personaje Adela, atrapada en gran la tela que ella misma tejió: su propia vida. Estos detalles se sumaron para que a la actriz le pareciera atractiva la realización de una gira tan extensa. "Es una obra muy lúdica, y virtual. Un desafío como actriz. La verdad es que se trata de una de las cosas más difíciles que he hecho, eso de estar sola, sin poder descargar en otros actores, exige mucha concentración, un despliegue importante de la voz. Y comprometer al físico en el juego. Porque se trata de un texto totalmente lúdico. A mí, al principio, me surgirton las dudas de lograrlo. Porque el desafío es muy grade. Pero ahora lo hago con tremendo placer. Así es. Ahora lo puedo compartir con la gente que se ríe y sueña", dice la actriz.
Abrazos en buenas y malas
Pero es el cariño el tesoro que esconden los caminos que recorre Georgina. "La verdad que me interesa salir a agradecerle a la gente. A toda la gente del país, que siempre estuvieron conmigo en las buenas y en las malas, agradecerle a uno por uno, ¡te lo juro! Una manera chiquita de retribuir tantos años de cariño y apoyo. Por eso ponemos una hora de espectáculo y otra hora de fotos y abrazos. Para mí es algo muy bello, una necesaria comunión", dice. Cuenta que Salta es para ella un lugar conocido, donde se sumó a la peregrinación del Milagro y subió al cerro a encontrarse con María Livia. "Para cualquier artista es una gratificación del alma encontrarse con el público, más allá de la renta, del negocio, que no están mal, al contrario, porque también hay que señalar que es sacrificado viajar y presentarse todos los días distintos, pero de todos modos no tiene precio poder llevarse el cariño de la gente en cuerpo presente", dice Georgina.
"El año pasado hice Tu cara me suena y Viudas e hijos del rock, así que en estos meses tomé la gran decisión en mi vida de conocer y viajar por el país, donde me voy haciendo amigos nuevos y econtrandomé con los que ya tenía. Pero de amores nada todavía, Dios dirá. Siempre una está a abierta a encontrarse con esa persona que en alguna parte te está esperando, ¿no?".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora