Recién el jueves a la tarde, en el cementerio Jardín de Paz, de Pilar, Gerardo Sofovich recibirá el último adiós. El conductor falleció el domingo a la mañana en la clínica Suizo-Argentina de la Ciudad de Buenos Aires y fue velado en la Legislatura porteña hasta ayer a la mañana.
Ya había tenido una docena de angioplastías y durante 2014 había entrado al quirófano por un problema en su arteria aorta abdominal y le colocaron una prótesis durante una intervención programada.
La decisión de esperar 72 horas para la sepultura la tomó Gustavo, hijo del director, productor y empresario, para así permitir que estén presentes su hija Tatiana, que vive en los Estados Unidos, y uno de sus mejores amigos, el productor Martín Keweller, CEO de Endemol Argentina.
Los restos de Sofovich serán cremados y sus cenizas serán arrojadas en el cementerio, tal como pidió como una de sus últimas voluntades el creador de La noche del domingo, Operación Jaja y Polémica en el bar, entre algunos de sus exitosos ciclos de televisión.
Sofovich designó a su amigo Oscar Salvi como su albacea testamentario para hacer cumplir su ultima voluntad.
El domingo a la noche recibió el último adiós por parte de un nutrido grupo de la colonia artística como Graciela Alfano, Toti Ciliberto, Reina Reech, Waldo, Adrián Suar, Pablo Codevila, Guido Kaczka, Mariano Iúdica, Marina Calabró, Mario Marzán y Roberto Giordano, quienes acompañaron a su hijo Gustavo y a Celia Sofovich, la viuda de su hermano Hugo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora