El actor chileno, quien también se convirtió en figura de las pantallas argentinas, tuvo una vida muy crítica, rodeado de la muerte desde muy joven.

Con 18 años de edad, sepultó a su hermano y poco tiempo después, a sus padres. La separación con Juana Viale y la pérdida del embarazo de la actriz también marcaron al actor.

En 2005, Valenzuela trabajando en "Doble vida" conoció a Juanita y fueron pareja. Tuvo un embarazo malogrado, pero luego concibieron a Silvestre.

En 2009 se separaron y volvieron. Un año después, Juanita, embarazada de ocho meses, tuvo un romance con Martín Lousteau. Al poco tiempo, perdieron al bebé.

Pero este actor de una familia tradicional de Santiago tiene la fuerza para contar acerca de los vaivenes de su vida.

Por ejemplo, recordó la muerte de su hermano Nano: "Cuando murió el Nano fue justo el año en que egresé del colegio. Yo quería estudiar teatro, pero mi vieja me pidió por favor que no lo hiciera, porque le venían todos los recuerdos. Así es que me fui a estudiar Comunicación Audiovisual. Estudié, me fue muy bien y escondido hice talleres de actuación. Hasta que invité a mi mamá a ver el examen del taller", contó Valenzuela.

Cinco años después de despedir a su hermano, el actor tuvo que soportar otra muerte en su círculo más íntimo: sus padres. "Mi papá me ayudó a ser un riguroso en la vida. Mis papas fallecieron con un mes de diferencia, en el año 2001, una semana antes de empezar a grabar "Piel canela". Cuando mi mamá se enteró de que mi papá tenía cáncer, le dio cáncer a ella. A los 6 meses murió mi viejo y un mes después, mi vieja", contó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia