Nacido en la localidad santafesina de Las Garzas, Eraclio Catalín Rodríguez, conocido artísticamente como Horacio Guarany, desde muy chico se inició con la Orquesta de Herminio Giménez cantando música del Paraguay, pero fue en 1957 cuando ya en Buenos Aires debutó en la histórica Radio Belgrano con el tema de Ramón Ayala y Vicente Cidade, "El Mensú".
De ahí su historia tuvo todos los condimentos, desde el éxito de los escenarios del país y el mundo, las grabaciones, los libros y las películas, hasta el triste exilio al ver en peligro su vida en la etapa oscura de la dictadura argentina.
Fue pionero del Festival Nacional Mayor de Folclore de Cosquín en 1961 y por esas cosas que tiene la vida, no participó en las últimas ediciones, por desacuerdos con la comisión municipal.

70 años con la música

Setenta años de trayectoria hablan de más de 60 discos con innumerable cantidad de éxitos de los cuales no se puede dejar de mencionar "Si se calla el cantor", "Amar amando", "Memorias de una vieja canción", "Pescador y guitarrero", "Romance de Plumas Verdes", "Yo tengo un amigo nuevo", "Piel morena", "Cuando ya nadie te nombre", "La villerita" y "Caballo que no galopa", entre tantas otras.
Su compromiso social no sólo quedó volcado en las piezas musicales, sino también en sus libros donde muestra sus vivencias, alegrías, tristezas y enseñanzas como "Sapucay", "Las cartas del silencio", "Memorias del cantor" (autobiografía), "El loco de la guerra" y su más reciente "Mujer de la vida" (2015).
Pero su espíritu de aventura lo llevó a experimentar también en cine, en recordados filmes como "Si se calla el cantor" (de alto contenido social), "La vuelta de Martín Fierro" (también se grabó un disco con al banda de sonido) y después de muchos años de ausencia cinematográfica, el cineasta Fernando Mussa lo hizo protagonista de "El grito en la sangre", una historia reflejada en su libro "Sapucay".

A lo largo de su carrera recibió distinciones por su labor cultural y trayectoria como el premio Konex de 1985 o Ciudadano Ilustre de Buenos Aires y de otras ciudades del interior del país, además de ser protagonista de los máximos festivales populares como Cosquín, Jesús María, Baradero, del Pescador en Santo Tomé, Santa Fe, la tonada en Tunuyán, Mendoza o la Serenata a Cafayate, Salta, sin dejar de lado, la chaya riojana.

Palabras del ídolo

"No puedo estar más que agradecido a la gente que me viene acompañando en mi camino, son muchos años de andar por los escenarios y grabando discos. Horacio, me digo a veces, qué hacés cantando todavía, dejate de hinchar, quedate en casa", confesó Guarany.

"El Potro" también contó que "la gente que compra mis discos, me viene a ver, festeja mis ocurrencias, así que no me permiten abandonar. Por eso, hasta que me sienta bien viajando y cantando, habrá Guarany para rato".

En 2015 actuó en el festival de doma y folclore de Jesús María, Córdoba. Con 89 años realizó la presentación en aquel escenario invitando al Chaqueño Palavecino a cantar con él.

Hoy vive con sus afectos en su quinta cerca de la Basílica de Luján, hogar al que le compuso la canción "Romance de plumas verdes".... "lucerito del alba" donde su corazón "al fin ha hallado la calma".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora