"El Pelado", como se lo conoce en el ambiente del rock desde que formaba parte de Bersuit Vergarabat, estuvo en un programa junto a Felix Díaz, qarashe de la comunidad Qom La Primavera, apoyando el reclamo indígena: en Formosa -donde hay unas 110 comunidades- les fueron arrebatadas por el Gobierno siete mil hectáreas de tierra, cedidas a parques nacionales y multinacionales. Hoy llevan casi siete meses acampando en una carpa situada en Av. 9 de Julio y Av. De Mayo esperando una respuesta de la Presidente.

"El carnicero vende carne, el político vende Patria". "Generalizar a todos los políticos sería un error pero el problema está en los que aceptan la corrupción", explicó Cordera. "La gente piensa que estoy loco. Cuando me gusta algo lo apoyo y cuando veo algo que no me gusta lo repudio. Y este Gobierno está lleno de cosas que me gustan y lleno de cosas repudiables como esta".

"Entonces cuando aparezco contando esto soy antikirchnerista y mis comentarios aparecen en Clarín. Y cuando aparezco hablando de las políticas sociales en las cárceles me repudia Clarín. No podemos vivir así porque no se puede construir nada desde ese lugar", comentó sobre lo que muchos llamaron "la grieta" o el binomio de estar a favor o en contra.

Luego fue consultado qué opinaba de los tres candidatos que tienen posibilidades de ser el próximo Presidente: Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa. "Los miro y los tres que pueden llegar a ganar son los tres peores o estoy tratando de elegir el menos peor. Están robotizados, no les veo el alma. No puedo confiar en una persona que no le veo el alma. No confío en ninguno de los tres", respondió el músico.

¿Quién es el culpable de esta realidad que nos atraviesa a todos? "Nosotros mismos, -manifestó Cordera- tenemos una visión occidental y cristiana que es viril y machista donde perseguimos ideales. La justicia: todo lo que no soy yo es injusto y tiene que ir preso. La verdad: todo lo que digo yo es verdad y lo que dice el otro es mentira. Yo soy el bien, el otro es el mal. Yo soy la libertad, el otro es la prisión. Estamos destrozándonos entre nosotros. En el imperio de esos ideales estamos asesinando al otro que es distinto. Las cosas pueden cambiar desde el corazón, desde la razón no cambiamos nada".

"Tomar posición de algo te enfrenta con mucha gente que se incomoda con lo que vos expresás. Cuando decís algo estás afectando positivamente a pesar de que no guste. Dar a luz a algo que está escondido hace bien. Y acá el problema es que no queremos escuchar", concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora