"Cuando un ser querido sufre esta enfermedad puede ser devastador", dijo Ford al New York Daily News respecto a trastorno neorológico que sufre su hija. "Sabes cómo afecta a sus vidas, su futuro, sus oportunidades... y quieres desesperadamente encontrar una solución, una manera de que puedan tener una vida cómoda".
"De ella admiro muchas cosas, su perseverancia, su talento, su fuerza... Es mi heroína. La adoro", declaró el actor emocionado, junto a su hija Georgina de 25 años.

Así, el actor explicó que ella haba tenido su primer ataque cuando era niña durante un pijama party y que le recetaron medicamentos para migrañas agudas que resultaron no ser los adecuados para el cuadro porque añadió: "Unos años más tarde, tuvo otro más grave, ésta vez en una playa de Malibú, donde afortunadamente la encontró un director de Hollywood".

Con la perseverancia que guía a cualquier padre, Ford no se dio por vencido: "Me dije a mí mismo, estamos en Los Ángeles y tenemos algunos de los mejores médicos del mundo, así que ellos deberían saber qué es lo que le pasa. Pero nunca le diagnosticaron epilepsia. Finalmente, cuando a Georgia le dio otro ataque mientras estaba estudiando en Londres, fueron a la consulta del Dr. Orinn Devinsky, que dio con ello", completó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora