La serie muestra una foto distinta de nuestra sociedad. Logra salir de la esquizofrenia en la que estamos inmersos; en esta neurosis tan potente donde el 80 por ciento de las noticias son malas y están al servicio de asustar y volvernos más frágiles como sociedad, porque también es importante hablar de otras cosas, mostrar otros costados, otros vínculos", le dijo Arana a Télam sobre la tira de 13 capítulos que se emitirá los sábados a las 23 y los domingos a la medianoche.

Escrita por Guillermo Ipiña ("Cuentos de Identidad"), esta historia está centrada en la convivencia inesperada entre Augusto (Arana), un hombre acostumbrado a vivir solo, y su nieta Delfina (Paula Sartor) de 21 años, que llega a Buenos Aires desde La Pampa con la excusa de estudiar una carrera.

Él, viudo desde hace un tiempo, vive en Capital con su empleada (Lidia Catalano) con quien tienen un vínculo de profundo cariño y malos modos, y mantiene una relación distante con Dolores, su única hija, que armó su vida en el interior con su tercer marido.

Y será en el marco de aquella extrañeza de una relación inexistente pero amparado en la ligazón del vínculo sanguíneo que Paula y Augusto deberán intentar acercarse.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora