Ignacio Serricchio, a los 11 años se fue a vivir a México con su familia y justo cuando tenía que decidir su carrera universitaria, el trabajo de su papá los llevó a Nueva York.

Con el apoyo de su familia, decidió que estudiar teatro era la mejor opción. El quería hacer lo que más le gustaba: entretener. "Siempre era el payaso de la clase y en cada concurso de talentos que había, era el primero en la fila", cuenta.

La clave para ganarse un lugar en el mercado más importante fue un monólogo que quiso hacer en su segundo año de facultad. Ese texto era uno que había hecho John Leguizamo en 1998. Primero lo interpretó en su universidad y más tarde, cuando su familia se mudó de nuevo por la carrera profesional de su padre, tuvo la oportunidad de repetirlo en Los Ángeles. Gracias a eso, consiguió su primera audición para Dr. House. El papel fue suyo (participó en un capítulo de la segunda temporada). Para conseguir los derechos del monólogo, se contactó con Leguizamo y el reconocido actor se los dio gratis: "Influyó mucho en mi carrera sin saberlo".

En su currículum también hay participaciones en la pantalla grande: trabajó en Bad Asses 2, film protagonizado por Danny Trejo y Danny Glover, y Quarantine 2, la versión norteamericana de Rec.

Gracias a haberse formado en Estados Unidos, Serricchio puede sacarse el mote de "latino" en la industria norteamericana: "Si hay una razón y está justificada, eso es lo que me importa. Cuando me dicen '¿podés usar un poco de acento en el inglés?', yo primero cuestiono '¿es necesario?. Si no quita de la historia, no va a distraer y es justificado, perfectamente lo hago".

"No soy conocido en la Argentina", reconoce el actor. Para cambiar eso le gustaría tener una oportunidad: "Siempre he querido trabajar acá. Me ha gustado muchísimo las películas y algunas series que han salido de acá. Para mí sería un sueño trabajar con Julio Chávez o Ricardo Darín, los admiro muchísimo. Son mis actores favoritos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia