Los hijos de Angelina Jolie y Brad Pitt son fanáticos de los osos de peluche. Basta repasar el archivo fotográfico para toparse con decenas de imágenes de la familia bajando de aviones o dejando hoteles junto a sus niños y... enormes figuras animadas.
Será por eso que, mientras paseaba en su Cadillac crema por Toluca Lake, en California, vio a dos niños vendiendo un oso gigante de peluche al costado de una calle y no pudo resistirse a la tentación. Los mellizos Allen y Brandon, de 8 años, estaban junto a su padre, con un cartel de 'a la venta' en alto, esperando impacientes por un comprador.
Angelina estaba acompañada de su hija Shiloh, y ambas se bajaron del auto para saludar a los mini emprendedores y preguntar el precio del peludo amigo, que reposaba sobre una silla. '50 dólares', fue la respuesta que recibió. Claro que le pareció muy poco y lo compró por el doble de ese dinero.
El problema apareció cuando la actriz intentó meter su flamante compra en el baúl de su auto. Ahí, todos se pusieron manos a la obra para empujar al enorme peluche... menos el padre de los niños, que se dedicó a registrar la escena con la cámara de su teléfono celular.
'Eres muy bueno haciendo tu trabajo', le dijo Angelina a uno de los niños, mientras le pagaba su compra. 'Sos muy cool, fue un placer conocerte', le dijo al otro al momento de despedirse.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora