Basados en el convencimiento de que se avecinan para la humanidad tiempos difíciles, diversas personas y organizaciones están trabajando en acciones sociales y espirituales para la renovación de la conciencia humana. Con este mismo objetivo, Vida Real, El Amanecer del Hombre Nuevo, Comunidad Activa, Ser Colombia, Estación de la Salud, Terra Azul de Perú, Sol de Maíz y Araguaney convocan al 1er. Encuentro de Ciencia, Espíritu y Supervivencia, que se realizará del 18 al 21 de julio en la reserva ecológica Serranías de Zapla (Palpalá, Jujuy).

Estas ONG se dedican a la investigación y recuperación de la sabiduría ancestral de pueblos aborígenes, profecías, técnicas de supervivencia humana, relación entre espiritualidad y ciencia, alimentación, educación y ecología, por fuera de influencias políticas o religiosas. Tres de los organizadores del encuentro visitaron El Tribuno y explicaron la importancia de difundir estos temas. Lorena Encalada (30) es licenciada en Turismo y Hotelería e inició el camino del despertar de la conciencia en 2010, durante un viaje por las islas Galápagos (Ecuador). Con su pareja, Emiliano Conte, recorrieron Argentina con una serie de conferencias audiovisuales enmarcadas en el ciclo El Despertar del Caminante.

"En cada provincia donde estuvimos vimos que la gente pide respuestas. No se conforma con que estamos acá para nacer, vivir, reproducirnos y morir, sino para algo mucho más grande. Niños, jóvenes y adultos quieren conocimiento porque entienden que hay algo que no está bien con los cambios climáticos a los que estamos asistiendo, las guerras, la contaminación ambiental. Quieren volver al origen, a recuperar esa identidad que nos ha sido arrebatada", expresó.

Alejo Domínguez (26) contó que siempre estuvo vinculado con la generación de una conciencia medioambiental, pero a la par una voz interna lo iba preparando para otra travesía. "Luchaba contra las megamineras en Argentina y Latinoamérica, pero dejé el activismo ecológico para aprender cuál es la ley de la vida. Hay una estructura que devasta al hombre en todos los sentidos y lo sumerge en la estupidez. El hombre debe volver a su verdadero propósito que no está solo en lo material", manifestó.

Una jornada para compartir experiencias

Luciano Camicia (26) es diseñador multimedia y hace dos años empezó a investigar sobre el legado de los pueblos originarios y cómo se lo podía concatenar con el avance del intelecto humano. Luego estudió dietética y alimentación natural. Hoy dice que este momento resulta propicio para el cambio porque existen muchos paradigmas de producción de bienes de consumo basados en transgresiones a las leyes naturales.

“Es necesario concientizar y también proponer soluciones. Por eso hablamos de ecología integral, es decir, lo interno y lo externo, de aplicar una alimentación alternativa para contribuir a menguar la epidemia de obesidad por el consumo excesivo de azúcares y harinas refinadas”, especificó. También se refirió al alcance del mensaje que están transmitiendo.

“Cuando uno toca un estanque genera ondas que no se terminan nunca. Pero el llamado es a ser ejemplos vivos de la conciencia. Por eso tengo primero que experimentarlo y aplicarlo en mí”, dijo. Agregó: “Muchos tienen experiencias y no con quién compartirlas y es necesario que se den estos intercambios de información para potenciarnos colectivamente”.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora