A ocho días de haberse casado, los papás de don Vicente Fili tomaron la decisión de dejar Italia. Fue en noviembre de 1922, tras la guerra de 1914. Vicente lo cuenta con impecable lucidez y las imágenes nítidas de los primeros años de la niñez, que vinieron luego, van apareciendo en su relato. Como las de Vicente, en Salta, hay muchas historias de inmigrantes italianos que llegaron a la provincia buscando una realidad nueva, distinta.

Hoy la Sociedad Italiana de Salta conmemora su 132º aniversario y, para celebrarlo, se realizará un gran almuerzo para los italianos y descendientes que residen actualmente en la provincia en el salón social de la Sociedad Italiana (Zuviría 380), a partir de las 13.

"Queremos reunirnos para festejar un año más de trabajo. La Sociedad Italiana se creó con el objetivo de ayudar a nuestros padres y abuelos que vinieron de tan lejos", dijo a El Tribuno Mario Alberto Giorgini, actual presidente de la institución.

Sobre el legado cultural de la gran afluencia de inmigrantes italianos en la provincia, Vicente habla de lo más cotidiano: la similar forma de ser de argentinos e italianos, el respeto, el buen humor. "Mi padre eligió Salta porque decía que era muy parecido a su pueblo, Pettineo. La gente muy educada", dice Vicente.
Y recuerda que las primeras familias de inmigrantes de aquellos años se dedicaron mayormente a actividades vinculadas a la gastronomía y la agricultura.

Georgini coincide en el aporte a nivel gastronómico y destaca también la influencia en la arquitectura.
Dice Giorgini que no hay cifras actuales sobre cuántas familias italianas residen en Salta o son descendientes de ese país, pero afirma que es la colectividad más grande en la provincia.
El dulce de leche es bien nuestro pero este señor con sangre italiana, Fili, hace el helado de dulce de leche más rico de todos. Es la analogía perfecta de culturas que se condensan en una misma provincia y se enriquecen en el intercambio noble y tan valioso del compartir un espacio.

Convocatoria
Giorgini agregó también que se trabaja de manera activa para convocar a los jóvenes descendientes de italianos a participar de las actividades de Sociedad Italiana y a mantener viva la memoria y la cultura de los abuelos.

En Salta se conformaron varios círculos, según la zona de procedencia de los inmigrantes italianos. Entre ellos se destacan los centros Toscano, Friulano, Calabrese, Piamontese, Siciliano, Abruzzese, Le Marche, Giuliano, Lombardo y Trentino, entre otros.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora