"Por su trayectoria artística y profesional", dice la plaqueta que Javier Jiménez recibió como distinción en el Concejo Deliberante salteño.

Una distinción que el cantor popular, oriundo de Chicoana, agradeció y destacó como "un reconocimiento a los artistas que recorren caminos, que se retroalimentan con la cultura de cada pueblo y que nunca abandonan la necesidad de transmitir emociones y convicciones".

Jiménez es hijo de Concepción, peón de campo, y de Blanca, maestra rural. De los peones golondrina abrevó su amor por el canto y la música. En 1986, con su sobrino Sergio, fundó "Sangre Argentina", grupo creado en 1988, con el que recorrió el país durante 18 años y con el que sacó cinco discos. Luego, como solista durante 9 años, Jiménez grabó otros cuatro discos ("Abrazado a mi guitarra", "A chicote y chicotera", "Sentimientos de un cantor" y "Porque cantor he nacido".

Promediando la década del 80, Jiménez salió de La Troja rumbo a El Mollar, departamento Chicoana, adonde su papá consiguió un lugar para su negocio y se radicó. En 2006 lanzó su carrera como solista. "Mi meta en este destino de cantor es dejar un mensaje para nuestros jóvenes para que respeten y sigan cultivando nuestro canto popular", destacó Jiménez.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora