El cantautor español Javier Ruibal iniciará el sábado próximo en Salta una pequeña gira por la Argentina que incluirá recitales gratuitos en Tucumán y en la Usina del Arte, en Buenos Aires, para presentar su disco "Quédate conmigo" con el que coronó 35 años de actividad, un período frente al que, avisó, "no me lleva a hacer balance, más bien vivo desde siempre en el balanceo de quién camina por un alambre".
"Vivo a diario sin nostalgia y sin emplear demasiado tiempo en diseñar el futuro. Soy de la opinión de que el ser humano viviría mejor en un presente continuo buscando su alegría y felicidad aquí y ahora, más que andar pensando que tiene tiempo para realizar sus sueños más adelante", postuló Ruibal durante una entrevista con Télam.
Por eso, el artista gaditano, de 61 años, que viste a sus canciones con elementos del jazz y el fado y con ritmos que provienen tanto de Andalucía como del norte africano, sostuvo: "En cuanto al camino recorrido, estuvo bien, solo quiero seguir andando".
Tras pasar por México y por primera vez por Bolivia, Ruibal emprenderá un tour local tras cuatro años de ausencia que comenzará el 29 a las 21.30 en el Auditorio Fundacion Copaipa (Gral. Güemes 529, Salta), con la coplera Mariana Carrizo actuando en la apertura.
Un día después compartirá con el local Lucho Hoyos (que presentará su disco "Juntarnos"), un recital gratuito compartido desde las 21 en el teatro Mercedes Sosa (San Martin 400, San Miguel de Tucumán).
Tras pasar el jueves 3 por Montevideo, ofrecerá dos conciertos con entrada libre en la Sala de Cámara de la Usina del Arte (Caffarena 1, Capital), el primero el viernes 4 a las 20.30 y el segundo el domingo 6 a las 19.
En medio de esas dos veladas porteñas, el guitarrista cuyas canciones han sido interpretadas por Martirio, Ana Belén, Pasión Vega, Jorge Drexler, Juan Carlos Baglietto y Juan Quintero, estará el sábado desde las 21 en la Estación Provincial (71 y 17, La Plata).

Embed

"Lo que yo quería que este oficio me brindara era abrirme al mundo y ganar afectos y eso es algo que siento que he conseguido largamente", se ufanó Ruibal.
Télam: ¿Con cuáles cosas fantaseaba al hacer sus primeras canciones y cuáles se han concretado en estos años?
Javier Ruibal: Bueno, yo quise ser Jimmy Hendrix, Paul McCartney, Rory Gallagher, Joan Manuel Serrat, Paco de Lucía, ,Camarón ... Pero me di cuenta a tiempo que o era Ruibal o no sería nada ni nadie. A mis 27 años, que fue cuando publiqué el primer disco, también deseaba un público mayoritario y cosas así, pero viendo por donde se inclinaban mis gustos compositivos supe enseguida que eso no iba a ocurrir. En lo que no había pensado era en lo importante que es ser respetado y querido por los músicos y artistas originales y profundos y sin embargo esa satisfacción vino inmediatamente y ya nunca se fue.
T: Por el contrario ¿Le quedan deudas artísticas por saldar?
JR: Lo que me quedan son "dudas artísticas". Digamos que todas, ya que nunca sabes si lo que haces está bien, regular o mal. Con eso hay que convivir siempre y el vértigo del papel en blanco no se va nunca.
T: ¿Qué significa "Quédate conmigo" en su vasta discografía?
JR: La última publicación suele ser la más madura en todos los sentidos. Ésta lo es, pero además está producida por mi hijo, para Lo Suyo Producciones, sello, estudio y editorial propios e independientes con lo que eso conlleva en cuestión de libertad.
Hay una sonoridad bastante distinta de mis discos anteriores ya que los arreglos son de un músico joven, Jose Recacha, muy talentoso, que le ha dado mis canciones aires y frescura nuevos.
T: ¿Por qué pasaron ocho años hasta publicar "Quédate conmigo"?
JR: Ciertos aspectos de mi vida personal sufrieron cambios y entre eso y andar girando constantemente, el tiempo pasó volando. Por otra parte siempre he empleado dos o tres años entre un disco y otro. Esta vez fue más, pero también hay nuevos modos en las composiciones que antes no había experimentado. Siempre siento la necesidad de que las nuevas canciones me den sensación de no andar repitiéndome.
T: ¿Hasta qué momento las canciones siguen resignficándose?
JR: Yo concibo la composición de manera que las canciones no pierdan vigencia y pueda seguir cantándolas toda la vida. Pero lo importante es que el público las atesore, no de un modo nostálgico sino oyéndolas con la misma predilección que la primera escucha. Esto es azaroso, casi milagroso, pero tengo la suerte de que me pidan cantar cosas de ahora y de hace muchos años.
T: Hace cuatro años que no viene a la Argentina ¿Qué recuerda de aquella última visita?
JR: La buena acogida, el trato respetuoso hacia mis propuestas, la buena respuesta de los medios pero sobre todo la belleza de la amistad que se ha ido fraguando con una cantidad ingente de amigos, músicos, poetas, actores... que son mis mejores cómplices.
T: ¿Tiene pendiente un tipo de lazo más continuo con el público argentino?
JR: Espero que este disco "Quédate conmigo" suponga una mayor presencia. Ya hace años publicamos acá "Contrabando" que pasó desapercibido, amén de que yo no pude girar con la frecuencia que hubiera sido necesaria. Ganas de volver tengo permanentemente eso sin duda ninguna.
T: El reciente disco "35 aniversario" ¿Es una buena síntesis de su trayectoria?
JR: Eso fue una fiesta entre muchos amigos con los que he compartido música y amistad a lo largo de mi vida. Podría haber puesto esas canciones u otras 36 diferentes, pero escogimos aquellas en las que los invitados estuvieran más confortables y pudieran aportar lo mejor. Miguel Ríos, Martirio, Jorge Drexler, Carmen Linares, Dorantes, Pasión Vega Tomasito, David Palomar, Jorge Pardo, José Recacha, Javi Ruibal, Munir Hossn y una lista interminable de instrumentistas brillantes dieron color y calor a esa fiesta, y yo les estoy eternamente agradecido.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora